Menú Cerrar

007- NO TIME TO DIE: John Barry, que estás en los cielos

Billie Eilish fue la elegida para componer la canción de la película nº 25 de James Bond

Con 18 años debe ser la cantautora más joven de la historia de la música de la saga del agente secreto. Billie Eilish nació en Los Angeles el 18 de diciembre de 2001, un año antes del estreno de Muere otro día (Die Another Day, Lee Tamahori, 2002), la película nº 20 y la última protagonizada por Pierce Brosnan.

Los productores Bárbara Broccoli y Albert G. Wilson manejaron con mucha discreción la búsqueda del artista al que iban a entregarle la responsabilidad de componer e interpretar el nuevo tema de apertura de títulos, algo que ya es una marca de fábrica de la franquicia. Todas las películas de Bond tienen una canción identificatoria en los títulos iniciales, excepto la primera, Agente 007 contra el Dr. No (Dr. No, Terence Young, 1962), que fue la que introdujo el célebre “James Bond Theme”, tema instrumental, de la mano de Monty Norman, y 007: Al servicio secreto de su majestad (On Her Majesty’s Secret Service, Peter R. Hunt, 1969) que presenta un tema instrumental de John Barry.

Monty Norman

Barry se encargaría de crear las canciones de los siguientes films, a partir de la excelente “From Russia with Love” interpretada por Matt Monro para Desde Rusia con amor (From Russia with Love, Terence Young, 1963) y pasando por los extraordinarios temas de Goldfinger (1964) y Thunderball (1965), con las magistrales voces de Shirley Bassey y Tom Jones, entre muchas otras joyas que el maestro británico dejara para la posteridad y mejor prestigio de la saga. Por cierto, la impronta musical de Barry construyó un estilo, un verdadero “sonido Bond”, que prácticamente todos los que tuvieron en sus manos la tarea de componer música para alguna de las películas intentaron, obligados o no, respetar y emular.

Resulta fundamental ese respeto, porque en ello va la identidad misma del personaje, y una tradición musical que se ha mantenido incólume durante décadas. David Arnold, con su gran ductilidad para componer los scores del período Brosnan (menos Goldeneye, de Eric Serra), y sus canciones (excepto Tomorrow Never Dies, de Sheryl Crow y Die Another Day de Madonna), como también el de Casino Royale y su canción “You Know My Name” de la era Craig (para Quantum of Solace compuso el score, pero la canción fue del dúo Jack White y Alicia Keys), supo captar esa tradición y revitalizó, le insufló aire puro al “sonido Bond” engendrado por Barry.

Por su parte, tanto Adele como Sam Smith lograron dos canciones potentísimas y bien en la línea Bond, para para las dos últimas entregas de la saga, Skyfall y Spectre.

¿Qué cabría esperar entonces de la nueva elegida?

En un reportaje, Billie Eilish confesó estar encantada de poder participar en la película, y reconoció el valor extraordinario de esa tradición y lo que significa sumarse a ella. Billie y su hermano Finneas se encargarán de la composición de la canción, y su mayor desafío estará en conectar su propio estilo, su identidad artística y musical, con el implantado por Barry. Deberá tratar de evitar caer en la tentación de imponer uno por sobre el otro, e interpretar, además, el concepto del nuevo 007 que Daniel Craig viene dibujando desde su desembarco en 2006 con Casino Royale: un Bond conflictuado, amargado, desilusionado y hasta falible.

Talento no le falta a Eilish.

Sin embargo, habrá que ver cómo logrará adaptar su estilo indie pop, vacío de explosión, con la onda musical bondiana, que en sus canciones, a través de los años y los diferentes intérpretes, ha sabido combinar melodía, sinfonismo, rock y una raíz jazzística, para retratar el glamour, la intriga y la personalidad fascinante del mayor icono del cine de acción.

Es muy probable que Broccoli y Wilson hayan calculado y planificado meticulosamente la apuesta por la jovencísima cantante. Pero no deja de ser una apuesta. Y el riesgo no parece ser poco.

Habrá que encomendarse a Barry, que está en los cielos.

Eduardo J. Manola – 5 de febrero de 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *