Menú Cerrar

Sir Malcolm Arnold y Deep Purple: Cuando la música clásica y el Rock se hacen amigos

Jon Lord, el tecladista de la banda británica de rock progresivo Deep Purple, había compuesto una partitura de vanguardia para ser interpretada por una orquesta de formación clásica y un grupo de rock moderno, y le propuso a Sir Malcolm Arnold que dirigiera la Royal Philharmonic Orchestra en la presentación de la obra en un concierto. El célebre compositor de la banda de sonido de la renombrada “El Puente sobre el Río Kwai” aceptó el desafío, pese a que la crítica consideraba que su intervención en un espectáculo profano, mezclando el rock popular con la música culta, era poco más que un sacrilegio.

En los años 80 varias orquestas colaboraron voluntariamente con músicos pop y grabaron obras de The Beatles o Queen, y en las siguientes décadas ha habido músicos como Roger Waters, o bandas de rock, incluso de hard rock, como Metallica o Iron Maiden, que dieron recitales acompañados por orquestas clásicas, pero en los finales de la década del 60 eso era impensable.

El evento tuvo lugar el 24 de septiembre de 1969 en el Royal Albert Hall, donde Arnold inició el espectáculo con su Sinfonía 6, luego Deep Purple realizó un solo y, finalmente, el estreno del Concierto para Grupo y Orquesta, logrando un éxito rotundo y convirtiéndose en una muestra de cómo dos estilos musicales diferentes y aparentemente incompatibles, podían adaptarse y construir una obra interesante de cara al futuro.

Sin embargo, los preparativos para el estreno no fueron fáciles, y durante los ensayos se produjeron algunos cortocircuitos entre los músicos clásicos y los rockeros. En el primer ensayo, por ejemplo, hubo silbidos de los instrumentistas clásicos al ingresar al set los músicos de la banda con sus pelos largos y atuendos informales, y durante la ejecución, aparecieron problemas de equilibrio entre la orquesta y Deep Purple, especialmente porque éstos insistían en la amplificación de sus instrumentos eléctricos, lo que perjudicaba la apreciación de la sección clásica. La cosa se estaba poniendo caliente y presagiaba un desastre.

Los sectores estaban divididos y no congeniaban, y los músicos de la orquesta no se tomaban en serio el trabajo, pese a que estaban encantados con el dinero que la banda les pagaba. Fue allí, luego de un ensayo conflictivo y absolutamente frustrante, cuando apareció la personalidad de Malcolm Arnold, quien golpeando su batuta de director contra el atril lanzó una verdadera filípica a sus músicos: “No sé qué demonios creen que están haciendo!!! Se supone que ustedes son la mejor orquesta de Gran Bretaña, pero tocan como un montón de cretinos!!! Francamente, por la forma en que se están comportando ustedes no están en condiciones de estar en el escenario con estos muchachos. Así que basta de tonterías y escuchemos. Vamos a hacer historia aquí, así que sería mejor que nos pusiéramos a hacer música en serio!!!!.

La táctica de Arnold dio resultados, tocó la fibra íntima de los músicos y a partir de allí la relación se suavizó permitiendo continuar los ensayos sin más inconvenientes.

El Concierto para Grupo y Orquesta de Jon Lord fue filmado y emitido en el programa de arte Omnibus de la BBC bajo el título “Lo mejor de dos mundos”, mostrando además el backstage del concierto y ensayos, con Lord y Arnold dialogando y trabajando juntos.

Así, la música clásica y el rock avanzaron hacia una conjunción de estilos musicales, estéticos y, por qué no, sociales, que parecía nunca podrían conciliarse.     

IR A:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *