The Longest Day March

El día más largo (1962)

Paul Anka: Persevera y triunfarás

por Eduardo J. Manola

Uno de los más populares temas musicales de la historia del cine bélico fue, sin duda, “The Longest Day March”, la marcha de la película El día más largo (The Longest Day, Ken Annakin, Andrew Marton, Bernhard Wicki, 1962), que contrariamente a lo que muchos creen, no fue compuesta por Maurice Jarre, que tuvo a su cargo la banda sonora de la película, sino por un joven cantante que fue contratado para interpretar a uno de los tantos soldados que desembarcaría en las playas de Normandía en el Día D: Paul Anka. La razón fundamental de la contratación de Anka como actor, fue que el pope de la 20th Century Fox, Darryl F. Zanuck, que producía el ambicioso film bélico, quería atraer a los adolescentes a las salas de cine a un género que no tenía mucha conexión con esa franja de espectadores. Zanuck, célebre por su carácter fuerte y autoritario, había logrado reunir un reparto multiestelar para evocar uno de los hitos históricos más trascendentales de la Segunda Guerra Mundial, basado en el best seller del periodista y escritor irlandés Cornelius Ryan. Allí estaban John Wayne, Richard Burton, Sean Connery, Henry Fonda, Eddie Albert, Robert Mitchum, Roddy MacDowell, Sal Mineo, Jeffrey Hunter, Robert Ryan, Mel Ferrer, Gert Frobe, Peter Lawford, Richard Todd, entre muchos otros. Y también algunos de los adolescentes actores de renombre en esos años como Tommy Sands y Fabian. En ese contingente juvenil entró Paul Anka, con 20 años y ya popular como cantante.

El productor Darryl F. Zanuck y el escritor Cornelius Ryan

En una ocasión contó que mientras estaban almorzando en uno de los descansos del rodaje, se acercó a Zanuck y le preguntó si podía escribir alguna canción para la película. Como toda respuesta, el arisco productor repreguntó en voz alta: “¿Quién está haciendo la música?” Y siguió: “Eso son cosas de New York, aquí no hay canciones, no hay historia de amor”. Anka, sorprendido de que el productor no quisiera incluir una canción cuando estaba transitando un romance con la actriz francesa Irina Demick, varios años menor que él, a quien había incluido en la película, insistió varias veces más y recibió idéntica respuesta de Zanuck a lo largo de la película. Le preguntaba si estaba seguro de que no quería una canción para el film y Zanuck lo eludía.

Irina Demick junto a Paul Anka

Pese a la negativa, Paul compuso una canción y se la hizo llegar a Zanuck. Insólitamente, al productor le encantó y aceptó incluirla en la producción pero no en la película. Su instinto comercial le hizo ver las posibilidades que el tema podía tener como gancho para la promoción y éxito del film, pero la melodía era demasiado melosa y pegadiza para una película bélica, así que se vendió como hit discográfico y se decidió incluir la creación de Anka en una versión marcial en los créditos finales de El día más largo, pero no interpretada por Anka sino por Mitch Miller y su coro, un especialista en arreglar y versionar canciones de películas con bases corales masculinas en todas ellas, muy popular y exitoso en esos años. Miller interpretó con su estilo, por ejemplo, versiones de la canción “Green Leaves of Summer” de la película El Alamo (The Alamo, John Wayne, 1960), y las marchas de Los cañones de Navarone (Guns of Navarone, J. Lee Thompson, 1961) y de 55 días en Pekín (55 Days at Peking, Nicholas Ray, 1963), ambas de Dimitri Tiomkin, así como también la famosa “Colonel Bogey” de El puente sobre el Río Kwai, marcha compuesta por el militar Kenneth Alford.

«The Longest Day March»  fue adoptada más adelante por el Canadian Airbone Regiment  como marcha oficial durante el período de 1968 a 1995. 

Maurice Jarre, que en esos momentos estaba enfrascado en la ciclópea tarea de ponerle música a Lawrence de Arabia (Lawrence of Arabia, David Lean, 1962) contando con muy poco tiempo, tomó la melodía de la canción de Anka y la desarrolló instrumentalmente en la banda sonora con función incidental, como si se tratara de un leitmotiv, adaptándola de diferentes maneras para acoplarlas a las escenas. En la edición discográfica de la banda sonora figura, además, una versión en armónica de la canción.

Letra de The Longest Day

Many men came here as soldiers
Many men will pass this way
Many men will count the hours
As they live the longest day
Many men are tired and weary
Many men are here to stay
Many men won’t see the sunset
When it ends the longest day
The longest day the longest day

This will be the longest day
Filled with hopes and filled with fears
Filled with blood and sweat and tears
Many men the mighty thousands
Many men to victory
Marching on right into battle
In the longest day in history

Paul Anka era mucho más que un ídolo adolescente, pues mientras muchas estrellas juveniles de su espectro tenían un paso fugaz por la gloria y la popularidad, él hizo gala de una gran profesionalidad y capacidad de adaptación a los tiempos y gustos musicales, logrando permanecer vigente hasta la actualidad.

Nacido en Ottawa, Canadá, el 30 de julio de 1941, en el seno de una familia de sirios libaneses en la que sus padres, Camelia y Andrew Emile «Andy» Anka, eran propietarios de un restaurante llamado “Locanda”, y siempre apoyaron la vena artística que Paul mostró desde niño.  De constitución pequeña pero fuerte y con gran habilidad para los deportes, su gran pasión estaba, sin embargo, en la música.

De joven, Anka cantó en el coro de la iglesia ortodoxa sirio-antioquena de St. Elias, bajo la dirección de Frederick Karam, y estudió con éste teoría musical, piano con Winnifred Rees y en el Fishcer Park High School formó parte del trío The Bobby Soxers. Anka era. A los 11 años ya actuaba con frecuencia en clubes nocturnos en Gatineau y Hull en la provincia de Quebec, obteniendo gran popularidad e iniciando su faceta como compositor de canciones con letras inspiradas en experiencias personales, fundamentalmente románticas.

En 1956 se fue a vivir a Los Ángeles con un tío que le presentó varios contactos que tenía en el ambiente musical, y así grabó su primer single “I Confess” a los 14 años, en Modern Records donde le presentaron a Ernie Freeman, el hombre con el sello discográfico A&R, que quedó muy impresionado con el chico. Anka grabaría un par de canciones que escribió para Modern, y en 1957 se fue a Nueva York con 100 dólares, y le presentó a Don Costa, el director artístico y de repertorio de ABC, la canción que sería su primer éxito de ventas y lo colocaría ya en la carrera, “Diana”, con onda del novedoso “calypso” de moda y con versos llenos de amor que había escrito para una bella niñera de la que se había enamorado. Trepó al número uno de las listas de éxitos tanto en Canadá como en la lista de Billboard de los Estados Unidos, llegando a ser número uno en 1957 y vendiendo más de nueve millones de copias.

Sus canciones se grababan en todo el mundo y alcanzaban gran éxito y popularidad, traducidas al español, en México y Latinoamérica, gracias a versiones de artistas como César Costa, Enrique Guzmán, Angélica María, Alberto Vázquez, y Los Cinco Latinos.

Su single «You Are My Destiny» llegó al Top Ten a principios de 1958 y “Lonely Boy”, que cantó en la película de bajo presupuesto estelarizada por Mamie Van Doren, Girls’s Town (Charles F. Haas, 1959), en la que interpretó un pequeño papel, fue un gran hit, llegando al número uno de Billboard ese año y le abrió las puertas al cine, participando en The private lives of Adam and Eve (Mickey Rooney, 1960) otra vez con la Van Doren, y protagonizando Look in any window  (William Alland, 1961) junto a Ruth Roman.

A todo esto, el talento musical de Anka siguió obteniendo gran éxito con canciones como la conocida «Put Your Head on my Shoulder», «It’s Time to Cry», “Crazy Love”, “I Love You Baby”, «My Home Town», y «Puppy Love», dedicada a su novia, Annette Funicello, que tuvo una corta carrera como actriz y cantante. Las actuaciones se sucedieron a un ritmo frenético codeándose con las grandes figuras del momento Y compartiendo giras con los Drifters, los Everly Brothers, Chuck Berry y Buddy Holly.

Requerido en todo el mundo, apareció en el London Palladium y luego modificó su estilo y su imagen adecuándolos a la moda, y debutó en el Sahara Hotel en Las Vegas, convirtiéndose en el cantante más joven en actuar en el Copacabana y en los casinos. Esos cambios lo alejaron del público adolescente, pero lo consolidaron como cantante y compositor romántico serio.

Creó composiciones muy conocidas, como “Johnny’s Theme”, el tema musical del programa The Tonight Show Starring Johnny Carson (1962-1992), conducido por el popular presentador, y la canción “She’s a Lady”, uno de los más grandes éxitos de Tom Jones, clave en su repertorio. También escribió la letra inglesa sobre la música de Claude François y Jacques Revaux, de una de las canciones estelares de Frank Sinatra, “My Way” (A mi manera), interpretada y versionada por incontables artistas, que incluyen al mismísimo Elvis Presley y a Raphael.

Anka también triunfó en Italia con hits como «Summer’s Gone» en 1960, suceso inmediato llegando al número 4 en las listas italianas de hits, y en 1964 estrenó en el Festival de San Remo la canción “Ogni volta”, compuesta nada menos que por el maestro Ennio Morricone y Roby Ferrante, que vendió más de tres millones de copias en todo el mundo y obtuvo el disco de oro. 

En 1983 escribió una canción con Michael Jackson, “I Never Heard”, a la cual se le cambió el título en 2009 por “This Is It”, que fue objeto de un sonado juicio luego de la muerte de Jackson debido a que el tema se editó acreditándoselo a éste como único autor.

Paul Anka, un verdadero crooner, convertido en un showman que actuaba en los más conspicuos circuitos de salas de fiestas de lujo de Las Vegas, multimillonario y muy lúcido para sus negocios e inversiones, entró en el Paseo de la fama de Canadá en 2005.

Allá muy lejos, quedaba su pequeña participación en el ficticio escenario del Día D hollywoodense, cuando su insistencia y talento juvenil convenció al duro y viejo zorro Darryl F. Zanuck para incluir una canción marcial pero melodiosa, que se convirtió en el tema principal de su colosal superproducción bélica.

Un aparentemente insignificante granito de arena perdido en las playas del día más largo del siglo.

Videoclip de 1962 de la canción The Longest Day, interpretado por Dalida en francés.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR:

Una de las circunstancias más curiosas e interesantes en lo que hace al ítem musical es la participación del celebérrimo Ludwig van Beethoven en la gran contienda. Por supuesto que esa participación no fue física, ya que el músico germano murió en 1827. Su espíritu e influencia estuvo presente a través de su música pero, no en las filas de sus compatriotas alemanes, sino en la causa de los ejércitos aliados…

John Addison: Un puente todavía más lejano

por Eduardo J. Manola

La monumental producción de Joseph E. Levine para la United Artists, contó con un presupuesto de 22 millones de dólares para recrear la Operación Market Garden, la fallida intentona aliada para quebrar las líneas alemanas y tomar varios puentes simultáneamente en territorio holandés. El proyecto se basó en el libro de Cornelius Ryan de 1974, “A Bridge too Far”, que ya había…

por Eduardo J. Manola

Si hay una tonada en la historia del cine que ha quedado grabada a fuego en el inconsciente colectivo es la melodía silbada de la marcha de El puente sobre el Río Kwai, el extraordinario drama bélico de 1957 dirigido por el gran realizador británico David Lean…

Deja una respuesta