Gabriel Yared biografía

Gabriel Yared

BIOGRAFIA

Beirut, Líbano, 7 de octubre de 1949

 

Músico, pianista y compositor libanés nacionalizado francés y afincado en Francia, con una importante carrera en la música cinematográfica de ese país y de los Estados Unidos, en la que destaca una extensa colaboración con el director norteamericano Anthony Minghella, que se vio recompensada con su primer y único Oscar a la Mejor Música Original por El paciente inglés en 1997, con la que también ganó el Grammy y el Globo de Oro.

 

Nacido en una humilde familia libanesa, Gabriel pasó diez años de su vida en un internado jesuita de Beirut, de los 4 a los 14 años. Desde muy pequeño manifestó su vocación musical, y mientras estaba en la escuela ya practicaba con un órgano que allí había y descifraba el repertorio de la biblioteca musical de los jesuitas. Tenía un don para leer música, como si se tratara de un abecedario. Leía obras clásicas mientras alimentaba su insaciable avidez por la teoría musical. Fue un autodidacta, aunque más tarde tuvo la posibilidad de formarse musicalmente.

 

Con enorme esfuerzo, su padre le pagó clases particulares de acordeón: «Ante mi afán por tocar instrumentos, mi padre me confió a un profesor de acordeón desde los 7 años”, recordó Yared. “Dos años más tarde, cuando sintió que ya no tenía nada más que enseñarme, dejó de hacerlo. Cuando tenía nueve años, empecé a recibir clases de solfeo y piano durante media hora a la semana. Mi profesor pensaba que yo no tenía futuro en la música.

 

“De hecho, ¡no era muy buen pianista! Lo que me interesaba cuando trabajaba al piano era descifrar. En lugar de prepararme la lección que me habían dado, prefería pasearme por todas las demás páginas del libro de música para aprender a descifrar. También dedicaba a ello la mayor parte de mi tiempo de recreo. Enseguida me di cuenta de que no iba a ser intérprete, sino compositor, que sabía lo suficiente sobre instrumentos para poder escribir música.

 

“Así que seguí esta enseñanza hasta que murió mi profesor. Yo tenía 14 años y, como él era organista en la Universidad de Saint Joseph, ocupé su lugar y trabajé en el órgano por mi cuenta. En la gran biblioteca musical de los jesuitas, pude descifrar todas las obras para órgano de Bach, así como las de Buxtehude, Pachelbel, Schumann, Liszt, Duruflé, Messiaen, Jean Langlais, Charles-Marie Widor, César Franck… Este trabajo solitario me permitió aprender a escribir. A los 14 años compuse un vals para piano.”

Gabriel Yared biografía

Al finalizar la escuela, sus padres lo presionaron para que dejara sus estudios musicales porque pensaban que no le permitirían ganarse la vida, y lo obligaron a estudiar filosofía, francés y árabe, y derecho, disciplina esta última en la que llegó a graduarse. De todas formas, su padre no dejó de ayudarlo con la música, y cuando en el Líbano no era fácil conseguir partituras, él le traía algunas de sus viajes.

 

En 1966, Yared compuso un coro de voces mixtas sobre un poema de Paul Valéry, y en 1968 un trío para piano, violín y violonchelo. Mientras seguía tocando el órgano de la iglesia universitaria de Saint Joseph y daba algún que otro concierto, sus inquietudes musicales se prodigaron también en el rock, el pop y el soul, a través de artistas como The Beatles, Stevie Wonder y Marvin Gaye.

 

Nunca había recibido una educación musical académica. Recién al trasladarse a Francia en 1969, ingresó en la Escuela Normal de Música, donde tomó clases con Henri Dutilleux, uno de los compositores franceses más importantes de la segunda mitad del siglo xx, heredero de la tradición representada por Debussy, Ravel y Roussel, y con el pianista y compositor de origen sefardí Maurice Ohanna.

 

Asombrado por lo que sabía Yared sin haber estudiado, Dutilleux lo animó a aprender las reglas de la escritura musical. En 1971, se fue a vivir a Brasil con su tío durante 18 meses, y allí compuso una canción para representar al Líbano en un festival musical de Rio de Janeiro, y ganó el primer premio.

En Brasil sintió la alegría de vivir la música, compuso bossa nova y hablaba en portugués fluidamente, mientras aprendía el estilo musical del país al contactarse con compositores como Jorge Bem, Edu Lobo y Ellis Regina, y tocaba en la discoteca “Number One” de Ipanema con una pequeña orquesta de seis músicos. Partió a París y allí vivió con los hermanos Georges y Michel Costa, y comenzó a trabajar para diferentes músicos, realizando casi 3.000 orquestaciones en seis años.

 

Ya convertido en un prolífico y muy requerido orquestador, tomó clases de contrapunto y fuga con Julien Falk, antiguo profesor del Conservatorio de París, y llegó a trabajar con artistas como Johnny Hallyday, Charles Aznavour, Sylvie Vartan y Gilbert Bécaud.

 

En 1976 buscó alejarse de la orquestación para dedicarse a componer canciones, primero para Françoise Hardy, y luego para Michel Fugain y Mina (para quien orquestó el álbum “Minacantalucio”), ampliando sus miras hacia la gestión de artistas y la producción musical. También trabajó en radio y televisión, y compuso música para cortos comerciales y publicidad. Es, además, un excelente cantante.

 

«Nada me preparó para convertirme en compositor de música de cine. No soy un hombre de imágenes, no soy cinéfilo, no voy al cine. Soy muy corto de vista y por eso me cuesta soportar la omnipresencia de las imágenes en la pantalla. Como compositor, soy más bien introvertido. Es en mi interior donde encuentro realmente las imágenes, ¡sugeridas e inspiradas por las palabras y la magia de la memoria!”, recordó Yared.

Su debut en la música de cine fue en 1974 con la película Miss O’Gynie et les hommes fleurs, dirigida por el egipcio Samy Pavel. Trabajó con directores franceses como Jean-Luc Godard en Sauve qui peut la vie, (1980), y Luc Besson en Betty Blue (1986), su primera nominación a los César Awards, y en Agent trouble (1987), segunda nominación al mismo galardón. El reconocimiento como compositor cinematográfico le llegaría en 1988 por su romántica y alabada partitura para Camille Claudel, con la que obtendría su tercera nominación a los César.  

 

Otro éxito fue su música para El amante (1992), de Jean-Jacques Annaud, con la que consiguió su cuarta nominación al César. Pero aún no era conocido por el gran público y su trabajo se limitaba a Francia, hasta que el británico Anthony Minghella lo convoca para componer El paciente inglés en 1996, película que arrasa con los Oscar, ganando 9 de los 12 por los que fuera nominada, entre ellos, el de Mejor Música Original para Gabriel Yared. También ganó el BAFTA y el Golden Globe.

Betty Blue
Betty Blue – «Betty et Zorg» – music by Gabriel Yared

Con Minghella repetiría en El talento de Mr. Ripley (1999), nueva nominación al Oscar; en Cold Mountain (2003), también nominado; y Breaking and Entering (2006). Otras bandas sonoras a destacar en su carrera fueron City of Angels (1998), Message in a Bottle (1999), Otoño en Nueva York (2000), 1408 (2007), Un asunto real (2012), La cocinera del presidente (2012), La promesa (2016), Judy (2019), y su último trabajo a la fecha de esta biografía, L’amour et le forêts (2023).

 

Es conocido en el mundo de la música de cine el tropiezo que sufrió cuando en 2004, cansado de que se lo encasillara como un compositor de filmes dramáticos, románticos o intimistas, aceptó con entusiasmo el encargo de Wolfgang Petersen para componer la música de Troya (Troy), una superproducción con un elenco estelar que incluía a Brad Pitt, Orlando Bloom, Eric Bana, Brian Cox, Diane Kruger y Peter O’Toole.

Gabriel Yared biografía
The Talented Mr. Ripley – «Italia» – music by Gabriel Yared
Gabriel Yared biografía
The Promise – «Voyage to Constantinople» – music by Gabriel Yared

Injustamente, su partitura, extraordinaria por cierto, fue rechazada por la Warner un mes antes del estreno de la película, echando por tierra el enorme trabajo que Yared había hecho investigando la música macedonia para darle autenticidad histórica a su obra, abandonando la estética minimalista de sus trabajos anteriores para rendirse al sinfonismo más puro, a la épica y a la gran orquesta, incorporando voces búlgaras y recurriendo a cantantes macedonias.

 

Con urgencia, la producción requirió los servicios de James Horner, que tuvo que componer una nueva banda sonora en pocos días y que es considerada uno de sus trabajos menos inspirados. Yared se sintió afectado y se alejó de Hollywood para volver a Europa, donde coincidió nuevamente con Minghella en su última película antes de que este falleciera prematuramente a los 54 años.

Fue Angelina Jolie, en su faceta de cineasta, quien lo rescató en dos de sus películas, En tierra de sangre y miel (2011), una historia romántica con el marco de la sangrienta guerra de Bosnia, y Frente al mar (2015), un drama romántico que la directora también protagonizó junto a su marido Brad Pitt. En ambos trabajos, Yared retomó su vena más intimista, la que le había granjeado el reconocimiento de público y crítica.

 

“No tengo un sistema o método fijo. Mi trabajo varía según el tema y las personas con las que me encuentro. Pero lo que siempre es importante para mí es leer el guion, trabajar con el director y, poco a poco, con el montador, el mezclador… Incluso con esta mayor flexibilidad conservo un gran rigor en mi enfoque de la composición, en mi investigación temática, contrapuntística y armónica.”   Yared dixit

Gabriel Yared biografía

Eduardo J. Manola - 25 de febrero de 2024

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR:

0 0 votes
Califica el artículo
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments