The Movie Scores

THE MOVIE SCORES cumple 5 años

TheMovieScores cumple 5 años. Parece poco, pero para nosotros es mucho, porque fueron años de mucho trabajo y esfuerzo, primero para poner en marcha el proyecto, y enseguida para mantener vivo el entusiasmo y llenar la web de contenido de calidad, siempre pensando en ustedes, los lectores, y en la meta que nos propusimos: llenar un vacío que entendíamos existía en las propuestas de sitios dedicados a la música de cine.

 

Hay muchas webs cuyo objeto es la reseña o la crítica de la música cinematográfica, ya sea analizada desde su función en las películas, o teniendo como eje las ediciones discográficas. TheMovieScores apunta a la historiografía de las bandas sonoras, a contar sus entretelones, sus anécdotas. No por nada, uno de nuestros slogans dice: TODO TIENE UNA HISTORIA. LAS BANDAS SONORAS, TAMBIÉN.

 

Asimismo, nos hemos propuesto llevar adelante una verdadera locura: construir una enorme base de datos de los compositores cinematográficos, una tarea que considero ciclópea, si tenemos en cuenta que buscamos que cada biografía sea lo más completa que fuera posible, escribiéndola desde cero y de manera original, y aportando material fotográfico y audiovisual.

 

Para celebrar el evento, hemos invitado a todos aquellos que, de una u otra manera, se han visto relacionados con nuestra web o con el suscripto. Desfilan escritores, compositores, directores de festivales, colegas de otras webs, colaboradores, fans y seguidores, amigos. Sus palabras nos emocionan por su calidez y, al mismo tiempo, nos insuflan ese fuego que todos necesitamos para seguir adelante. Compartimos aquí, con ustedes, esas expresiones de reconocimiento y cariño.

 

La pasión por la música de cine está intacta. Las metas, incólumes. Solo queda seguir en la brecha. Gracias a todos los que nos han apoyado en el inicio, y también a aquellos que se fueron sumando a este sueño. Esperamos continuar haciendo TheMovieScores mientras la “fuerza siga estando con nosotros”.

Eduardo J. Manola

Web Master TheMovieScores

Amar la música de cine, amar el cine, amar la vida

 

Quien ama la vida, ama el cine”, rezaba un viejo eslogan francés destinado a promocionar la asistencia del público a las salas de exhibición. Un eslogan que, a la vista de los tiempos actuales, no solo no ha perdido su vigencia sino que, por desgracia, ha acabado siendo más necesario que nunca. Amar la vida, amar el cine. También podemos invertirlo, sin que pierda sentido: quien ama el cine, ama la vida. Y podemos ampliarlo, asimismo sin desvirtuarlo: quien ama el cine, ama la música del cine, y ama la vida.

 

TheMovieScores, la web que con tanto amor al cine, a la música del cine y a la vida puso en pie el amigo Eduardo J. Manola hace ya un lustro, ocupa un espacio valioso para todos los aficionados al cine y a su música, o si lo prefieren, a sus bandas sonoras. Con destreza envidiable y entusiasmo contagioso, Eduardo ha dado alas a un proyecto personal que combina la erudición y la intuición, y que lleva a cabo algo que no suele darse en los análisis de música de cine: una estrecha puesta en relación entre la música de una película y las circunstancias de producción del propio film, y de qué modo ambas expresiones artísticas, la banda sonora y la película a la que pertenece, se han influido la una a la otra.

 

Componer música no es fácil, desde luego; pero casi me atrevería a afirmar que componer música para el cine todavía lo es menos. Coordinar imagen y música, o música e imagen, es un arte en sí mismo. El compositor de la música suele tener unas determinadas ideas, y el director de la película otras. ¿Cómo se ponen de acuerdo? De muchas maneras, a veces por las buenas, a veces a las malas… Y de esa combinación, a veces armoniosa, en muchas otras tormentosa, han surgido obras maestras de la banda sonora y del cine.

 

TheMovieScores ahonda en ese proceso de creación artística desde una perspectiva insólita y atractiva, profundizando (si es que eso es posible) en los secretos del arte de la banda sonora, del arte del cine, y en última instancia, del arte de vivir.

 

¡Felicidades, Eduardo! ¡Larga vida a TheMovieScores!

 

Tomás Fernández Valentí

Escritor / Coordinador de DIRIGIDO POR…

Quisiera aprovechar este quinto aniversario desde el nacimiento de la web TheMovieScores, para felicitar a su creador y editor Eduardo Manola.

 

A pesar de su juventud, la página especializada de música para cine se ha ido convirtiendo poco a poco en un referente del género, tanto para los aficionados a esta forma de arte, como para los profesionales. Es un sitio muy completo en el que cualquier interesado puede acercarse y conocer más de cerca el universo de la música para el audiovisual. Abundantes críticas de bandas sonoras y gran cantidad de reportajes han contribuido a que este medio especializado se haya convertido en parada obligatoria para cualquier amante del género.

 

Diego Navarro

Compositor de música para el cine y director de orquesta / Fundador y director de FIMUCITÉ

La sintonía de la emoción

 

Según van pasando los años en calidad de espectador cinematográfico -esa especie cada vez más en peligro de extinción, asediada por plataformas, series, identitarismos varios o películas de superhéroes- lo cierto es que para aquellos que ya peinamos canas, se nos instaura cierta inclinación por la nostalgia e incluso la melancolía. Nos refugiamos -al menos en mi caso- en esa producción del amplio ayer que forjó nuestra identificación con el hecho cinematográfico, y que hoy día nos permite algo que décadas atrás podía parecer imposible; acceder a cientos y cientos de títulos durante largo tiempo no solo imposibles de ver, sino precisamente por ello poco o nada reseñados por historiadores y aficionados.

 

Esa democratización, ese aggiorgiamento, nos ha permitido por un lado poder prolongar nuestro sendero anclado en el pasado -sin por ello atender de manera más o menos extensa la actualidad- y por otro seguir viviendo el privilegio del descubrimiento. Pues bien, en una u otra vertiente, si algo he admirado por encima de todo como principal cualidad de mi relación con el cinematógrafo en calidad de espectador, es la capacidad para conmoverme.

 

Es cierto que el cine te permite el miedo y la risa. Te introduce en la reflexión, la admiración o el rechazo. Sin embargo, he de reconocer que no hay nada en su liturgia que me estimule más que su capacidad para la emoción. Formulando una mirada hacia atrás, recuerdo perfectamente secuencias y momentos que me inspiraron terror, u otros en los que la carcajada fue predominante.

 

Sin embargo, la inmensa mayoría de mis mayores recuerdos cinematográficos, van acompañados en mi caso por secuencias, episodios o conclusiones, donde la emoción llegaba a traspasar la pantalla, para adherirse a mi alma de espectador. Pues bien, cuando en muchas ocasiones he intentado, con posterioridad, analizar las circunstancias por la que se producía esa emoción compartida, en su inmensa mayoría la presencia de la música, del fondo sonoro que acompañaba esas imágenes, aparecía como un rasgo fundamental.

 

Y lo cierto es que todos estos instantes, de manera separada a la pantalla, en numerosas ocasiones se quedan impregnados en nuestra mente, e incluso canturreamos la sintonía de aquella secuencia que en su momento nos emocionó, y que la distancia de la vida diaria nos impide olvidar. Soy consciente de la importancia del aporte de una banda sonora en el contexto de una película. Pero incluso desde mi modesta mirada como analista, prefiero disfrutarla como espectador, consciente de que en su aporte se encuentra una de las claves menos valoradas al analizar la complejidad colectiva del hecho cinematográfico.

 

A partir de ahí podría citar mis preferencias -también mis fobias- en el terreno de la música cinematográfica. Predilecciones estas que van de Henry Mancini a Bernard Herrmann. De Nino Rota a Michel Legrand. De Neal Hefti a George Duning. De John Dankworth al muy reciente Justin Hurwitz. De Hugo Friedhofer a John Barry. Incluso a las adaptaciones de clásicos silentes compuestas por Carl Davis. Es tan amplia la galería, tan accesible, tan contrapuesta…

 

Dentro de ese extraordinario abanico, una vez atraídos por el eco, la cadencia, la precisión, la emoción e incluso la sorpresa de esas partituras compuestas exprofeso para la pantalla, es cierto que en ocasiones hay que traspasar pantalla -oportuna expresión- e intentar explicar cuáles han sido los elementos técnicos o la inspiración puesta a punto, para lograr esa emoción buscada y consolidada ante el espectador.

 

Llegados a ese punto, he de reconocer que nunca me he planteado ir más allá, que destacar ese instante inolvidable que supo resaltar un determinado fondo sonoro. Pero ese es el momento de que otros analistas, especialistas en esta faceta concreta, actúan con las armas del entomólogo, a la hora de diseccionar por qué tal secuencia suena como suena, cual fue el proceso técnico de su elaboración, la justificación de dicha elección, o mil y una facetas que puedan complementar el recorrido de esas bandas sonoras que forjan nuestra memoria sentimental como aficionados.

 

Ese es, en esencia, el punto de partida de TheMovieScores, la gran obra del comentarista argentino establecido en nuestro país, Eduardo J. Manola. Una web que, de entrada, destapa el tarro de las esencias de su autor, a la hora de expresar su profundo amor y conocimiento por la música cinematográfica. Un espacio que cumple en estas fechas su primer lustro de andadura, y que en este ámbito temporal se ha extendido como una auténtica delicatessen. Una ventana abierta permanente en la Red para todos aquellos que quieran descubrir, aprender e incluso solazarse, con las más grandes figuras y bandas sonoras que el arte por excelencia del siglo XX -y esperemos lo siga siendo en el que actualmente nos encontramos- ha brindado a nuestra memoria sentimental.

 

Le queda mucho por expresar y extender al bueno de Eduardo en su gigantesca obra. Por nuestra parte, solo nos queda aplaudirle en su gesta. Pero también seguirlo, disfrutar de su tarea didáctica y, sobre todo, llegada esta fecha tan señalada, felicitarle de todo corazón por esta festiva parada en el camino.

 

Juan Carlos Vizcaíno Martínez

Escritor (Dirigido por… / Cinema de Perra Gorda)

Para los que llevamos años metidos en la divulgación de la música de cine, contestando a nuestra pasión, amor y entrega hacia ella, entendemos lo difícil que es levantar un proyecto relacionado con un nicho cultural como este. Porque no nos engañemos. Nuestra afición es una afición minoritaria. Y eso se traduce a que la mayoría del tiempo que nos dedicamos a esta divulgación ese tiempo es no remunerado. Al menos económicamente. Porque a nivel de satisfacción, de esa necesidad satisfecha por el simple, pero inmenso valor intrínseco de la propia divulgación, está plenamente pagado. Algunos pudimos dar el salto a profesionalizar nuestra afición, al menos en parte, gracias a un cúmulo de suerte, buenas ideas, crear un gran equipo y sobre todo mucho trabajo detrás. Pero nadie come de esto. O al menos pocos.

 

Si encima esa divulgación se realiza con un brillo que se percibe desde la primera «ojeada», con calidad, buscando la excelencia, está claro que esa idea, que nació como un mero ejercicio divulgativo, se convierte en algo más. TheMoviescores me llamó la atención desde un primer momento, precisamente por ese brillo. Esa excelencia en la manera de presentar los contenidos. Una manera muy atractiva, que era necesaria en un tiempo plenamente visual donde el texto pasaba tristemente a un segundo plano. Pero es que además los contenidos son directos, claros y amplios. Lo que también necesita una web divulgativa de este tipo.

 

Desde Bsospirit hemos ido haciendo una transición a contenidos visuales porque el medio escrito se nos antojaba demasiado sacrificado para nuestro día a día. Recordad que la mayoría, por no decir todas las páginas divulgativas de música de cine de nuestro país, viven del tiempo que sus responsables le quitan a otras cosas de su vida. Y algunos ya peinamos niños de guardería o infantil. Las prioridades mandan. Para uno que siempre se ha criado entre cámaras y ordenadores para montar lo que salía de ellas, el medio audiovisual ha sido nuestra liberación y nuestra continuidad.

 

Por eso sé lo aún más meritorio que es el trabajo de Eduardo y de TheMoviescores. Desde ya mi página escrita sobre música de cine favorita. Una web indispensable y muy necesaria por sus contenidos y sus formas. Felicidades por estos 5 añitos y por muchos más que van a llegar.

 

David Doncel

CEO Film Music Festival / Bsospirit / Director Artístico MOSMA

El incomparable Jorge Luis Borges dice -en uno de sus poemas- “Detrás del nombre hay lo que no se nombra”. No podría encontrar mejor frase para empezar a hablar de los cinco años que cumple la página web TheMovieScores.

 

Pues detrás de ese nombre está el de su inspirador, una persona que conozco y aprecio hace bastante más de tres décadas. Alguien que no solamente hace lo que le gusta, sino que -algo no tan común- a la vez ama profundamente lo que hace: Hablar de las Bandas de Sonido de las películas que la historia del cine nos ha legado, de sus creadores, y de cómo se plasmaron.

 

Y lo hace, doy fe, con esa mano maestra que le permite hacer entendible para el lego los conceptos más profundos de ese arte tan potente cual sutil. Cuántas películas asociamos con su música por sobre sus protagonistas, su guion, su trama. Sin duda muchas más que aquellas que a primera vista podríamos pensar: Working Girl, aquella comedia que unió a Harrison Ford con Melanie Griffith, se nos hace inolvidable a través de “Let the River Run”, ese poema que conocimos a través de la voz de Carly Simon.


Indiana Jones, por su parte, es inescindible de los acordes de la marcha con la cual lo identificamos antes de haber visto un solo fotograma, y en la cual vemos -tan solo oírla- la chaqueta, el Fedora y el látigo del inmortal aventurero al que Ford dio vida como nadie más podría haberlo hecho.

 

Y lo mismo vale para Titanic, para El Padrino, para Love Story… y así podríamos seguir recorriendo toda la historia del cine con los ojos cerrados. Debo admitir (y no es una crítica) que la información que Eduardo me aporta en cada artículo logra abrumarme: ¿Cómo (termino siempre preguntándome) pudo averiguar tantas cosas que, confieso, no sabía y en muchos casos siquiera hubiera llegado a imaginar? Pues Eduardo lo hace, y vuelve a hacerlo, y saca de su interminable galera conejos, dinosaurios, corazones, espadas…

 

En más de una ocasión, me ha sido suficiente leer uno de sus notables artículos para tener que recurrir a mis plataformas o archivos y volver a ver la película que él ha desmenuzado en sus análisis. Que alguien te dé tanto y a la vez te deje necesitando más es, a no dudarlo, un don que pocos tienen y del cual él hace gala con la modestia que lo caracteriza. ¿Qué nos dará TheMovieScores en los cinco años por venir?: No llego a imaginármelo. Sí sé, de sobra, que por mucho que espere, lo que encuentre, lo que reciba, será siempre más.

 

Al que aún no ha entrado a esta maravillosa página, puedo decirle, con la mayor seguridad, que no sabe (aún) lo que se está perdiendo. Y puedo invitarle, sin temor, a que recorra sus artículos uno tras otro. Tiene tanto para disfrutar, tanto para aprender, tanto para emocionarse, que -a no dudarlo- no podrá sino agradecérmelo.

 

Por muchos años más, TheMovieScores.

Por muchos años más, Eduardo Manola.

 

Guillermo Fernández Boan

Novelista / Abogado / Fan nº 1 de TheMovieScores

Antes que nada, quiero decir Gracias. Gracias porque pude participar en esta gran idea llamada TheMovieScores, gracias a Eduardo, este amigazo que confió en las ideas que surgían de las preguntas que ayudaron a darle forma a esta fantástica web.

 

Ahora sí, comenzando desde el principio, en el año 2018, en Argentina, en el instituto donde ofrecía mis servicios como docente, aparece este caballero buscando una capacitación en diseño web para poder plasmar digitalmente una idea que tenía desde tiempos inmemoriales, y a partir de ahí se comenzó a darle forma mientras aprendía cómo crear una página, maquetar el sitio, insertar una imagen, formatear los contenidos, linkear los videos y todos los pormenores que conlleva el conocido termino de Diseño Web.

 

En un corto tiempo TheMovieScores comienza a tomar forma y surgía la pregunta que todo propietario de un sitio web hace: ¿Quién mira mi página? A lo cual, mi primera respuesta fue: “vos y yo”. Bueno dos son compañía, faltaba la tercera persona para hacer una multitud.

 

Comenzaba el 2021 y empezamos a trabajar en la visibilidad orgánica de la web, obteniendo grandes resultados. Sitios como IMDB, Wikipedia, Universidad Veracruzana, Universidad de Zaragoza, Música Clásica BA, y muchos más usan como fuente de datos a TheMovieScores. Hoy 5 años después, tengo la alegría de haber ayudado a la formación de una fuente invaluable de conocimientos.

 

Gracias nuevamente Eduardo, y feliz cumpleaños ¡¡¡TheMovieScores!!!!

 

Angel Enrico

Profesor de informática / Diseñador Web / Director de Buenos Aires IT

El mundo virtual (concretamente Facebook) me regaló la amistad de Eduardo Juan Manola, una amistad con acento argentino, tardía pero gozosa y constructiva… Así que, por si no lo sabían, esta feria de vanidades que son las redes sociales tiene su lado bueno.

 

Resulta que Eduardo tiene una serie de talentos que a mí me gustan sobremanera. Entre otros, es un cinéfilo de altura que ama la música cinematográfica e intuye muy bien cuál es su secreta influencia. Cinéfilo (y cinéfago) con vocación divulgadora, pues disfruta escribiendo y lo hace muy bien. También sabe paladear todos esos sencillos placeres que brinda la amistad.

 

Su web es un tesoro para los amantes de la música de cine. Sus artículos, sustentados con datos siempre pertinentes y bien organizados, son un puro deleite. Tiene una prosa fluida, amena y también rigurosa, tan divertida como estimulante.

 

En resumen, Eduardo Juan Manola (apellido este último de origen croata, no se confundan) es un maestro en abrir puertas al conocimiento de manera luminosa. Y yo, tan contento de poder franquearlas en su compañía.

 

Lamberto Del Alamo

Musicólogo / Docente / Escritor / Músico

Aunque no recuerdo cuál fue el momento exacto en que descubrí themoviescores.com (debió ser al principio de su singladura), ni dónde (supongo que a través de alguna red social), sí que se me quedó grabada en la memoria la historia que Eduardo Juan Manola, el webmaster, contaba en la misma, pues no se trataba de la usual reseña sobre algún novedoso lanzamiento discográfico de actualidad o sobre el estreno de la última película de moda, sino que versaba sobre el contexto de la gestación de algún clásico más o menos contemporáneo, en el que Eduardo se dedicaba a desgranar toda una serie de microhistorias a través de un caleidoscopio, que una vez leídas otorgaban una visión panorámica sobre la obra, que la acercaba y la hacía más entendible al lector.

 

Se trataba de la música de la serie sobre Batman, que tanta éxito alcanzó en la década de los años sesenta del pasado siglo, y en ella Eduardo describía no solo el contexto pop en el que el proyecto nació, sino que incidía una por una en todas las peculiaridades del programa, desde quién era el autor de la música que acompañaba las onomatopeyas en forma de globos de texto como si de un cómic se tratara, que lo caracterizaron, a quienes eran el coro de vocalistas que actuaban en la famosa canción de los títulos de crédito.

 

Desde entonces, cada artículo de Eduardo siempre me ha generado curiosidad. Y lo que es más importante, no solo no me ha defraudado nunca, sino que siempre he aprendido alguna cosa que no sabía. Y con un estilo ameno y bien documentado, señalando las fuentes de información y acompañando con insertos de audio y video todos y cada uno de los ejemplos citados en el texto. Algo que se podría calificar, sin edulcorante alguno, como amor por la divulgación y el trabajo bien hecho.

 

Ciertamente, no es mi estilo personal, y aunque siempre he gustado de contextualizar mis textos, no he hecho de ello el centro de los mismos. Eduardo sí. Y lo hace con tal maestría, que partiendo de esos detalles, logra alcanzar el todo. Y eso es lo que marca la diferencia en themoviescores.com. En ese primer momento andaba un servidor por otros andurriales internáuticos, hasta que llegado el momento pensé que unirme a su equipo podía ser un estímulo y un acicate tanto para la web como para mí mismo, puesto que podía ofrecer mi propia visión a modo de complemento o al margen de las directrices generales establecidas por el editor.

 

Eduardo jamás me ha objetado nada acerca de mi manera de argumentar y razonar una reseña, y ni mucho menos sobre cómo escribirla. Más bien al contrario, me anima a perseverar en mi propia voz, y tras brindarme la oportunidad de una entrevista a propósito del lanzamiento de mi último libro sobre la música de cine de los superhéroes, hará ahora un par de años, decidí que era el momento de formar parte de la familia de themoviescores.com, no solo a través de la redacción de textos de actualidad, sino incluso recuperando otros publicados en tiempos pasados y para webs que ya no están en activo, dando nueva vida a unas críticas y estudios, que de esta manera quedan de nuevo vigentes y rescatados del olvido.

 

No se puede otorgar más confianza y entendimiento a un colaborador. De ahí que sienta que TheMovieScores es como mi casa, y Eduardo, más que un amigo. Y todo ello redunda, me da la impresión, en que el lector lo nota y lo aprecia. Eduardo llegó para quedarse, y themoviescores.com se ha ido abriendo un hueco poco a poco entre los aficionados españoles hasta convertirse ya en una de las páginas web de referencia sobre la especialidad, en la que se tocan todos los palos, y en la que próximamente habrá novedades, orientadas sobre todo a la nueva savia joven que está brotando tanto en el panorama nacional como en el internacional, y que a buen seguro despertará el interés y la curiosidad del lector. O eso esperamos!! Le auguro el mismo futuro a themoviescores.com que a estos jóvenes: un futuro con la mirada fija en el horizonte!!

 

Frederic Torres

Escritor

Eduardo Manola es un verdadero entusiasta del cine y su música. Es raro encontrar a alguien con un conocimiento tan profundo de las bandas sonoras de la historia del cine como él. Sus artículos reflejan no solo su vasto conocimiento, sino también su insaciable curiosidad por cada detalle de las obras y sus compositores. TheMovieScores es la manifestación de su intensa pasión.

 

Nosotros, los compositores de cine, estamos profundamente agradecidos por personas como Eduardo, que dedican su tiempo a compartir, enseñar y revalorizar las grandes obras musicales de la industria. En una era marcada por la efimeridad, la superficialidad y una limitada apreciación del arte, Eduardo se destaca como un defensor del arte que no debemos olvidar.

 

Gracias a él, la luz y los colores que los grandes compositores de cine han dejado como legado siguen brillando, recordándonos la importancia de recurrir a estas obras maestras para enriquecer nuestra experiencia cinematográfica.

 

Guillermo Guareschi

Film composer / orchestrator / producer

www.guillermoguareschi.com

Sueño cumplido

 

Decía William G. T. Shedd que «un barco está seguro en el puerto, pero para eso no son los barcos”. Con toda probabilidad, Eduardo Juan Manola coincidió con este teólogo y filósofo norteamericano desde el momento en el que creó, hace ahora cinco años, www.themoviescores.com. En realidad, y sin que él lo supiera, el mensaje de estas palabras iba encauzando su futuro desde que en los años noventa comenzara su labor tanto en los medios de comunicación como en la Universidad. Eduardo sintió el trinomio infinito de quienes han ubicado su pasión en el centro de sus vidas. “Pasión por la música de cine”, es el lema que figura en la cabecera de la web theMovieScores. De manera que, desde sus inicios, ya tenemos claro cuál es la cuaderna maestra de su fundador.

 

Hablaba del trinomio «aprender-divulgar-compartir». Eduardo ha aprendido desde que en 1982 comprendiera que ET el extraterrestre es uno de los cúlmenes de cine y música como unidad indivisible. Sintió la necesidad de divulgar, el impulso irrefrenable de convertirse en «otro ladrillo en el muro» pinkfloydiano jamás con el objeto de separar sino para, junto con otros tantos colegas, crear los pilares más sólidos posibles para que la música cinematográfica tuviera asegurada su existencia a través de la difusión y de la enseñanza. Y finalmente se decidió por cerrar la ecuación con algo consustancial con la verdadera divulgación: el filantrópico concepto de compartir, que es un camino con una carretera más que la que te ofrece divulgar y de doble sentido, es decir, ofreces y te ofrecen quienes reciben los frutos de tu difusión. Incluso existe, paradójicamente, cierto egoísmo en este último monomio. Porque compartir es seguir aprendiendo ante lo que te ofrecen los demás, de modo que, como indiqué anteriormente, el trinomio se vuelve infinito porque regresa a su punto de partida. Y así hasta hoy. Quienes son capaces de vivir su pasión con tal grado de inalterabilidad, superando las adversidades cotidianas y las sobrevenidas, son personas dignas de admiración.

 

Y en este grupo se incluye Eduardo Juan Manola, quien a lo largo de estos últimos cinco años ha compendiado todo lo expuesto en theMovieScores. No habrá sido nada fácil, y no solo por la necesidad de constancia y sacrificio. Son tiempos de un absoluto menosprecio al arte cocinado a su justo tiempo y temperatura. De loores al producto fácilmente asumible. De un clamoroso alienamiento social, de una época oscura para la inteligencia y del triunfo en el universo de internet de las fotos inanes y vídeos absurdos. Digo que habrá sido complicado porque, a pesar del casi quijotesco empeño por ubicar la música de cine en el sitio que se merece a lo largo de estas décadas, sigue siendo una faceta desconocida para el gran público, un mero “apartado técnico” de las películas en su sentido más autómata y despectivo y, en definitiva, aún para muchos “la música del Canal Plus” en lugar de Desafío total de Jerry Goldsmith o, como ya se demostró recientemente en el fallecimiento del maestro italiano incluso en textos de supuestos medios de comunicación de prestigio, “Muere Ennio Morricone, el autor de canciones (sic) tan famosas como La misión o El bueno, el feo y el malo”.

 

Estas cosas desasosiegan algo, por qué no decirlo. Se ve que la tarea evangelizadora será aún prolongada en el tiempo. Y constante, que es lo más importante. Como perseverancia debe tener Eduardo para evitar la desesperanza que hoy día supone contar con una web tan extraordinaria y multidisciplinar como theMovieScores y sumar con lentitud las visitas, tanto en la página como en otras redes, caso de su canal de YouTube, en el que se puede disfrutar de magníficos vídeos ilustrativos, entrevistas o resúmenes de eventos. Quienes llevamos años en esto de las redes trabajando contenidos no podemos permitirnos el lujo de caer en lo desasosegador de ver cómo tantas cosas insustanciales hechas por bocachanclas, vendedores de crecepelo o autoobjetos sexuales con patas (y cachas) que degradan a su propio género ganan visitas y dinero a espuertas, alimentando con ello a la bestia descerebrada en la que se convierte gradualmente nuestra sociedad –no solo la cibernética- actual.

 

Hablaba de lo multidisciplinar en theMovieScores porque es una web en donde se puede encontrar no solo información y análisis de bandas sonoras actuales, sino de tiempos pretéritos que algunos aseguran fueron mejores en esto de la música de cine. Encontrar trabajos investigativos sobre músicas del cine mudo o series de televisión que no suelen ser centro de atracción ni siquiera de gente del gremio de la divulgación al que concretamente pertenece esta web es un auténtico lujo que permite además disfrutar de secciones como el ‘laboratorio’, que te descubre numerosos scores y sus interioridades, o un archivo de nombres y fichas de compositores con más de 300 autores que, dado que permanece en constante actualización, a día de hoy serán algunos más.

 

Hace cinco años que theMovieScores vino a sumarse al universo de medios en el que la música cinematográfica es la protagonista. Es una web relativamente moderna en comparación con otras también conocidas en este ámbito, pero ha venido a aportar otras perspectivas y también a localizar hallazgos que han resultado sumamente interesantes sobre un mundo del que, a pesar de la ingratitud histórica sufrida por los creadores de música de cine, en pocos años estaremos celebrando el centenario de obras maestras capitales en la historia del cine. Y obsérvese que he escrito “de cine”, obviando el concepto intrínseco de música de ellas. Sólo un inconsciente –o un ingrato- podría negar el papel de bandas sonoras de Max Steiner como King Kong (en 2033 cumplirá cien años de su existencia), de Friedrich Hollaender y su El ángel azul (en seis años sumará un siglo desde que se estrenara) o Gottfried Huppertz y su música original para la obra cumbre Metrópolis, de la cual en 2027 se cumplirá su centenario. Y de estas inmortalidades se habla en theMovieScores, de manera que bienvenida la arqueología de la música de cine en perfecta combinación con las referencias a lo contemporáneo.

 

Felicito desde Último Estreno a Eduardo Juan Manola por la efemérides y le aliento a no decaer en tiempos difíciles pero de grandes oportunidades para continuar con su particular ‘trinomio infinito’. Sé que theMovieScores tiene otros cinco años más asegurados y convencido estoy de que otros cincuenta. Eduardo Juan Manola lo dejó claro en su declaración de principios, hace un lustro, en las palabras que clausuran su web, en la última sección que podemos encontrar en ella: «Si tan solo a uno de esos visitantes le resultara interesante uno solo de los artículos que forman parte de theMovieScores, la tarea habrá valido la pena. Y el sueño se habrá cumplido».

 

José Carlos Fernández Moscoso

Periodista / Director del canal de cine Último Estreno

Hablar de la música de cine es sumergirse en un universo de emociones, creatividad y atmósferas que trascienden las pantallas para fundirse con nuestras vidas. Detrás de esa experiencia sonora, hay voces e instrumentos que dan vida a cada nota, a cada melodía. Y entre esas voces e instrumentos, destaca la dedicación de Eduardo, mi padre, un pionero, crítico, escritor y divulgador de la música cinematográfica, cuya pasión y compromiso han hecho de TheMovieScores un faro para los amantes de las bandas sonoras.

 

Hace cinco años, un sueño se materializó en la forma de un sitio web, un espacio digital que se convirtió en un templo para todos aquellos que encuentran en la música de cine un lenguaje universal, capaz de traspasar barreras y emociones. Detrás de cada reseña, cada análisis, cada nota publicada, late el corazón de alguien que ha luchado incansablemente por sus sueños.

 

No sólo es un divulgador de música cinematográfica excepcional, sino un padre inigualable, que me ha enseñado la lección más valiosa de todas: rendirse nunca es una opción. Ha sido una guía constante, demostrando con cada paso y cada publicación que la perseverancia y la pasión pueden superar cualquier obstáculo. Más allá de las dificultades y los desafíos, su determinación ha sido una fuente de inspiración.

 

La vida de un apasionado de la música de cine no siempre es un camino fácil. Mi padre ha sido un guía para aquellos que buscan entender, apreciar y sumergirse en la profundidad de las partituras que dan vida a las historias que amamos. Su compromiso no se limita a compartir reseñas o noticias; va más allá, es una invitación constante a explorar, a reflexionar sobre la importancia de la música en la narrativa cinematográfica, a emocionarse con cada compás. Su legado no solo radica en las palabras escritas, sino en la inspiración que infunde en cada lector, en la chispa que enciende en aquellos que comparten su amor por este arte.

 

Para mí ha sido un mentor, que ha enseñado con su ejemplo la importancia de nunca rendirse, de persistir aún en los momentos más desafiantes. Ha demostrado que los sueños, cuando se nutren con pasión y dedicación, se convierten en realidades que impactan y perduran.

 

En esta celebración de cinco años de themoviescores.com, no solo festejamos un aniversario; conmemoramos el legado de una persona que ha marcado un antes y un después en la apreciación de la música cinematográfica. Brindamos por ese incansable esfuerzo, esa inquebrantable dedicación y esa pasión por este arte que une mundos, emociones y personas.

 

Gracias por ser la voz apasionada que ha iluminado el camino de tantos amantes de la música de cine. ¡Felices cinco años, y que esta sinfonía continúe por muchos más!

 

Vanesa Giselle Manola Sanjuan

Artista / Master en Marketing Digital

Aún recuerdo el día en que Eduardo se acercó a mí en Tenerife, y se presentó tímidamente, tras una charla en Fimucité. Me habló de su web, de lo que hacía por la música de cine y tv, y quedamos en hablar para una entrevista que tiempo después Eduardo realizó con tanto cariño.

 

Desde entonces han pasado ya cuatro años, y TheMovieScores no ha hecho más que crecer, regalándonos multitud de artículos y análisis de bandas sonoras, desde un punto de vista personal y distinto al habitual, sobre todo mis preferidos son sus artículos sobre series de tv clásicas.

 

Seguro que veremos cómo sigue cumpliendo años. ¡¡¡Larga vida a TheMovieScores!!!

 

Ivan Martínez Lacámara

Compositor de música de cine y televisión

El primer lustro

 

TheMovieScores cumple un lustro. Me vienen a la mente recuerdos de cuando TheMovieScores era simplemente una idea añorada por mi amigo Eduardo Manola, sin muchas certezas, pero sí con mucha ilusión y entusiasmo. Crear una página web no es ninguna ciencia. Pero sostenerla a través del tiempo es, más allá de una ciencia, una forma de vida. Es dar a luz un ser nuevo que te demandará atención, tiempo, salud y vida. Al igual que un hijo.

 

Crear y mantener una página web también es un acto de amor, es una ofrenda, es como lanzar al mar un mensaje en una botella. Y también es como prender un faro, con la esperanza de que sea de ayuda a otros navegantes en busca de horizontes. Los tiempos han cambiado y hace diez años atrás el auge de las redes sociales fue mermando la voluntad y el ánimo de estos guardafaros aguerridos.

 

Esos tiempos también cambiaron y la novedad de las redes sociales ya no es tal pero el ansia de información curada y contenido cuidado sigue permitiendo que una web sea una buena herramienta. Porque permite el invalorable entrenamiento de escribir artículos, reseñas y aproximarse a cada materia de estudio o análisis de la única manera que es posible hacerlo: con amenidad y propósito didáctico. Y como conozco a Eduardo desde hace décadas, sé que el buen humor y la chispa es una de sus cualidades más apreciadas, otro ingrediente indispensable para atraer lectores.

 

Exige la consigna de este párrafo que aporte mi propuesta a futuro y la propuesta es esta: un anuario en papel de TheMovieScores.

 

Un abrazo, y felicidades por esta proeza!

 

Darío Lavia

Escritor / Ceo de la revista Cineficción / Web Manager de Cinefania.com

Argentina Connection

 

Hace ya la friolera de casi trece años o más, aunque ahora huya de ella, me uní a la red social de Facebook. Ahí colgaba mis movidas de cine, y ahí también conocí a mucha gente afín y comencé con mi trayectoria literaria vinculada al mundo del cine, colaborando en diversos blogs y fanzines. Precisamente preparando un artículo para uno de estos últimos, y necesitado de cierta ayuda en la investigación, relacionada con una estrella argentina, y patria, del celuloide y el teatro, alguien me sugirió que preguntara a un chaval de allí, que también estaba en la mencionada red y publicaba igualmente sus movidas.

 

Todo un personaje y un gran tipo. Si alguien corta el bacalao, como decimos vulgarmente, en aquellas tierras al otro lado del charco, ese es el amigo Darío Lavia. A través de su blog Cinefanía y su publicación Cineficción, en la que he tenido el gusto y el placer de colaborar en varias ocasiones, se ha convertido con los años en toda una institución. Un tío generoso, y todo un archivo de datos.

 

Así pues, cualquier amigo o colaborador de él se convirtió inmediatamente en amigo mío. Uno de ellos es Eduardo Juan Manola. Al amigo Manola lo conocí durante la presentación de uno de mis libros en el ámbito del Nocturna de Madrid. Un año o dos antes de ese punto y aparte que fue la pandemia de CoVid, y que tanto cambió nuestras vidas. A través de ese punto de unión profesional que también puede ser Facebook, supe de sus inquietudes cinéfilas y musicales. Así que cuando creó su página, esta misma que ahora estás visitando curioso amigo lector, me alegré mucho. Hacía falta una página así, que buceara en el intricado, y a veces tan apartado, mundo de las bandas sonoras.

 

El talento y conocimiento tan profundo que rebosan sus estudios es fabuloso. Pero si además redondea su contenido con otros estudios, igualmente interesantes, y vinculados al mundo del cine, pues mejor que mejor. Ahí es donde entro yo. Me dijo un día de participar con algunos artículos, y me puse a la tarea, aunque tardé casi cuatro años en decidirme. Si bien mis otras ocupaciones no me han dejado participar tanto como hubiera deseado.

 

Salvo algún que otro libro ocasional, creo que hoy por hoy, en nuestro país, Manola y su página son lo mejor del mercado en torno al tema de la música de cine. Y con el paso de pocos años se ha ido convirtiendo ya en un referente y un sabio al que consultar. No puedo estar más que orgulloso de mi amigo, y mi participación en su web. No me pierdo ninguna de sus entradas, y como buen amante yo mismo de la música de cine, estoy deseando seguir leyendo sobre algunos de mis compositores favoritos: Donaggio, Barry, Hisaishi, Goldsmith… Y tantos otros.

 

Lo mejor de la página es que cualquier artículo que los colaboradores exponen, le sirve a Manola para extraer y profundizar, con anécdotas, datos y amenas curiosidades, todo el mejunje musical. Es de agradecer el enorme trabajo y esfuerzo que su trabajo supone. Espero que el amigo Manola siga deleitándonos muchos años con su jugosa página y su enorme sabiduría. Y, por mi parte, colaboraré siempre que pueda. Así que no me queda más que desear muchas felicidades a creación y creador en esta celebración de aniversario. Y ya son cinco años y van para seis.

 

TheMovieScores es muy grande. A por el siguiente.

 

Miguel Angel Plana Fernández

Escritor / Crítico cinematográfico

Recuerdo cuando empecé a interesarme por el mundo de la música de cine, tiempo hace… si tal vez era un universo que a medida me iba adentrando en él, me preguntaba si era yo el único que tenía interés ya que ibas a las tiendas de discos y pedias donde estaba el apartado de las bandas sonoras y la respuesta era casi siempre la misma: ¿qué? Tú para hacerte entender: “la música de cine” ahhh “la música de películas”, casi en tono despectivo, “allí al fondo de la tienda hay un cajón”, ya que nunca había nadie hurgando en él.

 

Mucho ha llovido desde entonces y muchas personas se han cruzado en tu largo camino, unas muy grandes que con el devenir del tiempo se han convertido en amigos para siempre, estén en cualquier lugar de este largo y ancho mundo y otras no tanto las cuales el instinto te ha dictado que siguieras tu vida sin tenerlas a ellas presentes.

 

Afortunadamente en este primer grupo se encuentra TheMovieScores, que hace un gran trabajo en la difusión de la música de cine, porque no solo se limita a recopilar filmografías y pequeños artículos, ya que combina sabiamente lo clásico con lo moderno, con presentaciones exhaustivas tanto en textos como en audios, da un inmenso placer tener acceso a este excelso universo de esta forma.

 

Simplemente desde estas modestas líneas quiero animaros a seguir esta línea la cual creo que es la correcta, porque si todos remamos en la misma dirección haremos cada día más grande si cabe la música de cine y así poderla colocar en el lugar histórico que se merece.

 

Con todo mi respeto y admiración “TheMovieScores, forever”, feliz cumpleaños y por muchos años más.

 

Juan Arbona Comellas

Presidente de Asociación Balear Amigos de las Bandas Sonoras

Realizar aquello que te apasiona y, además, brindar a los demás la oportunidad de disfrutar de tu trabajo es un regalo excepcional. Celebramos con entusiasmo los cinco años de existencia de TheMovieScores, un período durante el cual Eduardo ha compartido su innegable pasión con todos nosotros.

 

Frank Muñoz

Director de Editorial Applehead Team

Cinco años de TheMovieScores. Cinco años durante los cuales he intentado aportar mi granito de arena, en la medida de mis posibilidades y cuando los diversos trabajos que ocupan mi tiempo me lo han permitido.

 

Aunque ya conocía, seguía y admiraba el trabajo de Eduardo J. Manola, todo empezó para mí con su amable solicitud de colaboración. Me sugería iniciar en el seno de esta página dedicada a las bandas sonoras y la crítica e historia cinematográficas una sección que diese cuenta de cuanto puedo saber respecto al péplum, el épico europeo que proliferó entre finales de los años cincuenta y mediados de los sesenta del siglo veinte. No me sorprendió dicho encargo pues, de un tiempo a esta parte, se me asocia con el estudio de ese género, a pesar de haberlo descubierto en profundidad muy tardíamente.

 

Halagado por el ofrecimiento, mi respuesta fue afirmativa. Desde aquel instante he procurado ser fiel al compromiso, aunque no con la asiduidad que me hubiese agradado. Sin embargo, confieso sentirme satisfecho con la sección y espero continuar con ella siempre que Eduardo lo crea necesario.

 

Cuando le propuse el montaje musical de Hércules y la reina de Lídia -con Iole cantando en italiano «Con te per l’eternità», mientras se propone empezar una nueva vida junto a Hércules a bordo del carromato que conduce el joven Ulises- no imaginaría su tremenda acogida por parte del público. El montaje de Los gigantes de Tessaglia me emocionó tanto como ese, aunque la recepción popular fuese menor.

 

Y, por supuesto, espero el de Maciste all’inferno, con Kirk Morris, película de Riccardo Freda que me sumó a la devoción de mi abuelo materno por el personaje del hombre más fuerte del mundo, que él asociaba a Bartolomeo Pagano.

 

Muchas felicidades por estos cinco años, el principio de un trayecto exitoso que espero recorrer gozosamente.

 

Josep Ferran Valls

Escritor /  Crítitco cinematográfico

Feliz 5to aniversario de TheMovieScores Papá!

 

Desde el principio, TheMovieScores ha sido una joya para los amantes de la música del cine, ofreciendo una mirada única y apasionada sobre las melodías que le dan vida a nuestras películas favoritas.

 

Es un honor haber compartido charlas y consejos con vos desde el principio del proyecto y que hayas tenido en cuenta muchas de mis opiniones. Ver el impacto que TheMovieScores tiene en la comunidad de amantes de la música de cine es un testimonio de tu dedicación y visión, y me enorgullece muchísimo todo lo que estás logrando.

 

Si bien TheMovieScores cumple 5 años, esto es darle una forma de calidad a algo que ya hacía años venías haciendo, al menos conmigo y con tu familia y amigos, pero ahora con una comunidad mucho más grande! Me inspira mucho ver cómo crece y se desarrolla día tras día este proyecto, pasando del pensamiento a la acción. TheMovieScores es eso! Cine, Música y Acción!

 

A por muchos años más de Música, Acción y TheMovieScores!

 

Javier Alejandro Sanjuan Manola

Abogado / Consultor SAP

 

Un lustro de lujo

 

Desde que tenemos Internet ha cambiado mucho eso de informarse sobre la música de cine. Con la llegada de las tecnologías el acceso a la información se hizo mucho más fácil y al alcance de todos. Y no es ningún secreto que durante años han proliferado demasiados sitios web que han sido espejismos de poco tiempo. Otros muchos, por suerte, aún perduran para el bien de todo el mundo. Porque en esta pasión, no lo olvidemos, hay cabida para todos, aunque muchos no sean capaces de verlo y se produzcan determinados roces sin sentido.

 

En el caso de TheMovieScores algo se distingue de otras iniciativas especializadas en las bandas sonoras: su fundador, Eduardo J. Manola, llegó para «dar guerra» durante mucho tiempo. Llegó para quedarse. Y por suerte lo está cumpliendo. Y el secreto de su éxito se basa en varios pilares, entre los que yo cabría destacar: 

 

  1. Amor y pasión por la música de cine sobre todas las cosas. 
  1. Oficio como periodista especializado en la materia, poseedor de enormes conocimientos sobre el asunto en particular y como profesional de los medios en general.
  1. Saber mantener los pies en el suelo, sin pájaros en la cabeza ni delirios de grandeza, algo vital en los tiempos que corren, siendo realista y sabiendo hacer su trabajo desde un puesto ya consolidado, muy sólido y fiable.
  1. Mantener un talante conciliador y amigable, algo básico para evitar caer en «competiciones» sin sentido.
  1. Saber aceptar críticas como lo que son y siempre deberían ser: algo constructivo que debe suponer para quien las recibe todo un regalo con el que aprender a mejorar, porque en este mundo como todo en la vida, nadie es perfecto.

 

…podría hacer la lista más extensa, pero a riesgo de agotar al personal, únicamente añadiré que me considero honrado de considerar a Eduardo un amigo. TheMovieScores cuenta al frente con un profesional que se esfuerza para los amigos y también para aquellas personas anónimas que adoran la música de cine. 

 

Eso no tiene precio. Vamos a disfrutarlo: en Facebook, en Youtube, en Instagram y Twitter…

 

Feliz cumpleaños, querido Eduardo. Sigue así. Con lo bien que lo haces lo celebraremos durante muchos lustros por venir.

 

Sergio Hardasmal

Escritor

 

Hablar de Eduardo Juan Manola, es hablar de cine y de su música, en estado puro, su afición e incluso su pasión por el séptimo arte, se refleja en cada uno de sus estudios y crónicas de films, donde como un cirujano, disecciona cada detalle e incidencia en su web TheMoviScores. Este mes de diciemprec cumple su 5° Aniversario, y aprovecho para agradecer su aportación, su sapiencia y mi admiración por su trabajo y dedicación al mundo de las Bandas Sonoras. Un Gran Abrazo.

 

Pablo Fernández Barrio

Aficionado a las bandas sonoras

Mis mejores deseos para el sitio TheMovieScores, cuidadosamente administrado por Eduardo Manola con varias secciones. Me parece importante difundir la música escrita para el cine a lo largo de los años. Vivimos en un mundo donde nos inunda la música pop/rock/rap en la radio y donde no hay espacio para la música clásica o la música escrita para películas, salvo casos excepcionales.

 

Hay obras maestras escritas para cine que el público no conoce. Los jóvenes compositores que quisieran escribir música para películas no tienen la cultura adecuada y no conocen a los compositores del pasado. Mucha gente no conoce a Mario Nascimbene, a Fiorenzo Carpi, no conocen a ningún compositor francés, como Georges Delerue, que fue el más importante en Francia, no conocen a compositores españoles como Antón García April, no conocen compositores ingleses, como el ganador del Oscar, John Barry. Por ello, mantiene una visión superficial del mundo de las bandas sonoras.

 

Un sitio como el de Eduardo Manola permite abordar con precisión y competencia los diversos temas relacionados con el mundo de las bandas sonoras. Las entrevistas con compositores también tienen su importancia porque nos permiten comprender el punto de vista del autor, cómo inició su andadura artística y cuál es su método para escribir música para imágenes. Me complace haber tenido también una entrevista en este interesante sitio. Buena continuación.

 

Marco Werba

Compositor de música cinematográfica

Por experiencia propia sé lo difícil que resulta que una web de temática cinematográfica alcance los cinco años de vida. Para ello se requieren toneladas de trabajo, constancia y sacrificio que, en la mayoría de las ocasiones, no son recompensadas más allá de la propia satisfacción personal de hacer algo que te gusta. Solo por eso, el quinto aniversario de TheMovieScores debe ser motivo de celebración.

 

Pero es que, además, en tan corto espacio de tiempo, la web dirigida por Eduardo Juan Manola se ha abierto un hueco en un mundo con las particularidades de las bandas sonoras, ignoradas habitualmente con desdén por muchos cinéfilos, que las consideran algo menor, poco menos que un adorno, pero que, al mismo tiempo, cuenta con irredentos apasionados conocedores de la materia.

 

Pese a estos condicionantes, la rigurosidad, conocimiento de causa y capacidad de análisis de los textos de Eduardo Juan y su grupo de colaboradores han conseguido convertirse en sinónimos de calidad, haciendo de TheMovieScores un lugar de visita obligada tanto para los amantes de las bandas sonoras de cine, como para cualquier cinéfilo con un mínimo de inquietudes.

 

Junto con mi sentir sobre TheMovieScores, Eduardo Juan me pide que le sugiera una banda sonora a la que me gustaría que se dedicara un artículo en la web en un futuro próximo. No será por candidatas, pero mis preferencias como lector se inclinan hacia el descubrimiento. Ese placer de acercarte a un texto cuyo objeto de estudio en principio no te atrae demasiado y quedar atrapado en su lectura.

 

Una situación que, he de reconocer, me ha ocurrido con relativa frecuencia en mis visitas a TheMovieScores y que espero siga sucediendo. Total, parafraseando el tango aprovechando que Eduardo Juan es argentino, y por más que me contradiga a mí mismo, en realidad cinco años son nada…

 

José Luis Salvador Estébenez

Escritor / Web master de La abadía de Berzano (http://cerebrin.wordpress.com)

Existe una curiosa vinculación entre TheMovieScores y mis intereses musicales. Varios de sus artículos han cubierto muchas de mis bandas sonoras favoritas, desde sus monográficos sobre 007 a temas más especializados como los dedicados a la música de Godzilla.

 

Y siempre he encontrado una manera muy agradable de analizar cada una de las composiciones, amén de un rigor muy envidiable que confieren a los textos una robustez digna de mención. Aunque claro está, si conoces personalmente a Eduardo, comprendes a qué se debe ese entusiasmo en las reseñas, pues es una persona encantadora, con un ritmo y una cadencia en su voz, en su forma de ser, que casi parece que estés escuchando una melodía.

 

No puedo alegrarme más de que TheMovieScores cumpla media década de existencia. No sé a ciencia cierta qué me gustaría leer en el futuro, pues sencillamente ya las está tratando la web de manera frecuente. En conclusión, enhorabuena por este trabajo extraordinario de celebrar la música de cine, algo maravilloso y mágico. 

 

Octavio López Sanjuan

Escritor

Más allá de la barrera del sonido

 

Descubrí TheMovieScores por casualidad. Por esa casualidad tan poco caprichosa del algoritmo de Facebook que me mostró una de sus primeras publicaciones. A Eduardo, el motor tras la web, lo conocí algo después en Málaga. Un tipo apasionado, discreto cuando es necesario y trabajador, muy trabajador. Lo difícil de un proyecto como éste no es levantarlo, sino mantenerlo. Un lustro. En estos tiempos de proyectos deslavazados, de la búsqueda del éxito fácil y efímero, cinco años son toda una eternidad y representan un trabajo hercúleo.

 

TheMovieScores va más allá de la música de cine en su afán enciclopedista. Algo natural, por cierto. Es raro encontrar a un aficionado a la música de cine al que no le guste el cine, en general. Somos un tipo muy particular de animal cinematográfico que se fija en un elemento que a los demás les pasa desapercibido, pero que para nosotros forma parte de ese todo que es una película. En mi caso, siento especial debilidad por los entresijos detrás de la creación. De cualquier tipo de creación. Por eso, me encantan los artículos tan completos de Eduardo.

 

Para muestra, un botón. ¿Habéis leído el texto sobre la génesis del tema de James Bond? El título lo resume perfectamente: Monty Norman vs. John Barry. Agitados y revueltos. Se trata de un asunto bastante delicado y representa un buen ejemplo de lo que os podéis encontrar pinchando alrededor de este breve comentario. Eso sí, para mí, lo mejor es el cariño que rezuman las reseñas dedicadas a lo que presumo son algunas de las series de la infancia del autor en su Argentina natal, El Zorro (1957 – 1959) o Las aventuras de Superman (1952 – 1958). ¿En qué otro lugar se puede leer tanto y tan detallado acerca de William Lava o de Leon Klatzkin?

 

El que en estos cinco años Eduardo y su pasión se hayan sabido hacer un hueco entre los aficionados hispanoparlantes es todo un logro. Sobre todo, si tenemos en cuenta lo afortunados que somos al tener tantas alternativas, y tan variadas, para informarnos en nuestro propio idioma.  Alternativas que, por otra parte, nada tienen que envidiar a las anglófonas. Lo único que le pido a TheMovieScores es que no pierda el afán por seguir trabajando desde el corazón y desde la pasión. Escribir de los temas que interesan a su fundador y no con la mente puesta en lo que puede ser popular porque, como decía al principio, también puede resultar efímero.

 

¡Feliz aniversario y larga y próspera vida!

 

Óscar Salazar

Escritor / Novelista / Miembro de Asturscore

De Eduardo celebro el gran entusiasmo por la amistad, por los vínculos, por el cine y para el cine, por las bandas sonoras, por los scores, por la música. Por todo lo referente al arte. Aunar todo eso en un solo sitio, es ya de por si una gran empresa. Celebremos eso.

 

Conmovernos: ese es el gran poder de una melodía, de una música, de un acorde, que nos traslada a un momento único ya vivido o por vivir. De esos ejemplos, en TheMovieScores habrá miles, para descubrir y redescubrir.

 

En mi caso particular, las bandas sonoras me retrotraen a un filme fundamental de mediados de los ‘90, que tuve oportunidad de disfrutar en el Cine Cosmos de Buenos Aires, cuando aún pertenecía a sus dueños históricos, los Vainicoff.  Conozco la Canción, del gran Alain Resnai, el superlativo director de joyas como Hiroshima Mon Amour y Hace un año en Marienbad, se sumó aquí al grupo de actores, que luego harían muchas películas en grupo como Agnes Jaoui y Jean-Pierre Bacri entre otros.

 

La premisa del filme, es que pese a estar dialogado, todos sus protagonistas interactúan y se mueven en la trama a partir de cantar mediante fonomímica las grandes canciones de la chanson ”francesa” (claro, en las versiones exquisitas que todos conocemos). Ese grupo de amigos, se aman, y se pelean en plena París a partir de los conflictos, que se generan en todas las relaciones humanas.  Una comedia con la melancolía acorde “alla” francesa. No por nada, Charles Prevert declaró: que el gris, es el color de Paris, el color de la inteligencia y la melancolía. “On Connait la Chanson” (Same Old Song) 1997. Ojala la veamos prontamente reseñada en el sitio.

 

Nicolás Kusmin

Crítico cinematográfico

Enhorabuena por esos cinco años de esforzada dedicación, por ilustrarnos con tu sabiduría cinematográfica y por contagiarnos con esa pasión por la música que evidencias con cada nueva publicación. Espero que llegues a los diez años, como los que he podido celebrar yo en 2023 con DICCINEARIO, con el mismo afán y entusiasmo que has demostrado hasta ahora. Un fuerte abrazo, Eduardo.

 

Antonio Martin

Diccineario.com

Celebro muchísimo el quinto aniversario de TheMovieScores. Gracias a Eduardo Juan Manola, hemos podido viajar de las partituras de Max Steiner y Erich Wolfgang Korngold a las de Jerry Goldsmith y John Williams, además de otros compositores que consiguieron hacer de su trabajo el alma de cientos y cientos de películas a las que prestaron su apoyo musical.

 

Es necesario recalcar que el inmenso placer de visitar esta página y la facilidad con la que se visitan los diversos artículos y análisis de las obras recogidas es el fruto de un buen número de horas dedicado a la investigación y a la redacción de los artículos. El esfuerzo del autor dio como resultado una de las paradas obligatorias para cualquier lector mínimamente interesado en las vicisitudes de los músicos de cine y en las particularidades de cada obra en concreto.

 

Por eso, yo agradezco infinito a Eduardo que haya dado forma a una de las webs más sustanciosas y apasionantes en lo que al análisis de las bandas sonoras de películas se refiere. Una empresa dedicada a llenar el enorme hueco que había en este tipo de publicaciones en español. Y lo ha hecho de una forma amena, evitando caer en pedanterías y sí en juicios certeros de lo que se ha dado en llamar “música de cine”.

 

Ya estoy deseando leer más artículos de Eduardo, tanto si es de títulos que me han entusiasmado desde que era niño (Fuga de noche -Goldsmith-, Oz, un mundo fantástico -Shire-, El dragón del lago de fuego -North-) como de otros. El resultado será siempre el mismo: extraordinario.

 

José Belón de Cisneros

Escritor

Llegué a TheMovieScores y a la excelente tarea de Eduardo por intermedio de un gran estudioso del cine, Darío Lavia, a partir de las publicaciones que Eduardo compartía en el grupo que administra Darío, Cineficción. Desde entonces leí un buen puñado de artículos en la página -recuerdo ahora uno dedicado a Apocalypse Now– y he quedado encantado con el excelso nivel de investigación y de escritura que maneja Eduardo.

 

Como consecuencia, por su ética y su conocimiento de los cruces entre música y cine, en 2022 lo invité a formar parte de un libro colectivo sobre la generación beat norteamericana y el cine, resultando en un artículo de alta calidad. Valoro la heterogeneidad de géneros y películas que Eduardo comenta en su página, y le deseo un éxito rampante para los próximos años.

 

Matías Carnevale

Escritor

Afortunadamente tenemos ya varias páginas web dedicadas a la música de cine y muchas de ellas en castellano. Todas hechas con pasión e ilusión por gente como, en este caso, Eduardo. Pero lo que hace especial a TheMovieScores es su apuesta por el rigor y detalle de sus artículos y estudios, conformando una base de datos e información que es difícil encontrar en otros sitios. Felicidades por estos primeros cinco años y a por los siguientes.

 

Coque Cano Arañó

Administrador de Film Music Limited Edition

Un memento por TheMovieScores

 

El cosmos de Eduardo Juan Manola es generoso y rico en matices. Con su espacio cultural TheMovieScores, dejó patente que las melodías (tanto las diegéticas como no diegéticas) son la columna vertebral de todo relato audiovisual, la fiel compañera en su construcción y progresión dramática. 

 

El archivo tan esencial como minucioso que contiene TheMovieScores es un verdadero tesoro para todo cinéfilo (y cinéfago) que se precie, porque, damas y caballeros, estamos ante una de las recopilaciones más esenciales y cuantiosas de la historia.

 

Los datos registrados, las crónicas, los análisis, y las críticas del portal son de un valor incalculable. Si algo han dejado claro, tanto director como colaboradores, es que el cine es un trabajo coral, que funciona como una fuerza activa que muta y evoluciona, apoyándose de forma constante en la seguridad que ofertan las partituras.

 

Eduardo procura atender el espectro de la cartelera más actual, pero, a su vez, procura tener su espejo retrovisor bien optimizado para echar un vistazo al pasado y revisar los clásicos. No obstante, en TheMovieScores también hay un espacio para las segundas oportunidades y las joyas ocultas, puesto que ningún film queda fuera de su alcance. 

 

Tras lo comentado, me gustaría poner en la palestra algunas películas/bandas sonoras que me encajarían que fueran analizadas en un futuro: La mesita del comedor. Caye Casas ha llevado a cabo un film al que al mismísimo Hitchcock le hubiese gustado dirigir. La ironía dramática tras el más crudo detonante está secundada por una potente actuación por parte de un reparto que se mueve a la perfección en las escasas localizaciones de ambiente teatral; y, cómo no, cada escena se apoya en una excelente banda sonora (principalmente no diegética) compuesta por Esther Méndez Mateos, BambiKina.

 

Cuando acecha la maldad. Demian Rugna escribe y dirige una cinta de terror muy especial. Al timón de la banda sonora se encuentra el compositor Pablo Fuu, músico de sobra experimentado en las historias de género. Con piezas instrumentales un tanto experimentales, las melodías no diegéticas se asimilan con las escenas y el tempo de las mismas, poniendo a los espectadores en vilo. Un lujazo.

 

La espera. Tras un enriquecedor periplo por tierras extranjeras, Francisco J. Gutiérrez regresó a España para volver a rodar un proyecto muy personal. Zeltia Montes fue la encargada de llevar a buen puerto una banda sonora que se ajusta a las necesidades de tan notable relato. Yo mismo tuve el inmenso placer de formar parte del jurado de los Blogos de Oro en la pasada edición de La Semana de San Sebastián, y para redondear el marco de circunstancias tuve el placer de entregarle el premio a mejor película a Francisco J. Gutiérrez en el Teatro Principal de Donosti.

 

Hellraiser. ¿Qué tal sería revisar tan particular film tantos años después? Sospecho que cada vez que se revise el film de Clive Barker, seremos capaces de encontrar matices nuevos. Christopher Young fue el encargado de concebir una banda sonora magistral. Hizo uso de una orquesta de cámara para dar a luz un tenebroso vals que transcurría durante la macabra resurrección (y recomposición) del tío Frank en el más sucio de los áticos.

 

Pues ya solo me queda desearle al proyecto de mi querido Eduardo la vida eterna. TheMovieScores es más que un espacio, es un lugar donde sentir y amar cada melodía y su correspondiente fotograma.

 

Pako Mulero Arenillas

Director de La Cabina de Nemo.

Normalmente las redes sociales, en estos últimos tiempos, son signo de odio y tensión más que de socialización. Pues bien, a mí me pasó esto último. Gracias a Facebook descubrí que existía una página dedicada exclusivamente a una de mis pasiones: las bandas sonoras. Y no solo descubrí su existencia, también la de su creador, Eduardo. Poco a poco fuimos intercambiando opiniones y conversaciones. Descubriendo a un gran enamorado y experto de la temática. Más aún que yo mismo (en la parte de enamorado, al conocer a Eduardo me di cuenta de lo muchísimo por aprender que me queda). Sus artículos destilaban, no solo una gran pasión, sino un gran conocimiento del medio, y mejor aún, un muy buen criterio. Sus escritos sobre el tema, no solo son profusos en información, sino también en una enorme capacidad de análisis. Por no decir sus amplios conocimientos sobre compositores, películas etcétera.

 

Como digo entablamos una correcta relación virtual, pero con el tiempo descubrí una faceta más de Eduardo, lo gran persona que es. Yo pasaba por una época anímica y psicológica mala, y él decidió dar un paso más en nuestra relación y extenderla a un plano un poco más personal. Contactó conmigo ofreciéndome su apoyo y teléfono personal para, aunque no de manera física (pues vivimos en distintas ciudades), poder tener un contacto más cercano y ayudarme en lo que pudiera, por lo menos moralmente. Esas pequeñas charlas en forma de video llamadas me sirvieron de mucho, y gracias a una pasión común me ayudó a poco a poco ir viendo la luz al final del túnel.

 

Tanto esas charlas como la lectura de sus estupendos, y muy completos artículos (en lo que a datos se refiere), fueron una válvula de escape para volver a engrasar una cabeza una tanto oxidada por aquella época. Por tanto, no puedo más que dar las gracias al gran Eduardo y su magnífica página por esos momentos y conocimientos compartidos. He aprendido mucho y descubierto muchas curiosidades de un mundo sin el que no podría vivir y que, por culpa de Eduardo, soy consciente de lo poco que sé. Celebremos los cinco años de TheMovieScores, y por otros cinco, diez, quince, veinte más. Vivan las bandas sonoras. Por cierto, ¿Para cuándo un análisis de Tron Legacy? Ahí lo dejo.

 

David Alba Marrades

Aficionado a las bandas sonoras / Miembro de Nebula 9 Podcast

Muchas Felicidades a TheMovieScores! Que sigáis muchos años más celebrando la música de cine! Abrazos!!

 

David Saiz

Bsospirit.com / MOSMA 

Feliz aniversario, The MovieScores

 

Sin lugar a dudas, la música de cine es un complemento a otro arte, pero, al mismo tiempo, ha devenido en un arte en sí misma. Y, en realidad, ha existido desde el mismo nacimiento del cine, antes de que las películas hablaran. En la etapa del cine mudo, en los locales había un pianista que escoltaba musicalmente la proyección y, pasado un tiempo, cuando un film era de una importancia especial, hasta se componía una partitura ex profeso y se acompañaba a toda orquesta en salas escogidas. Cuando nació el cine sonoro, la música tuvo un inicio titubeante, y solo había al inicio y al final, durante los créditos; pero muy pronto quedó en evidencia que las imágenes debían llevar un acompañamiento, no solo para tapar incómodos silencios —aunque estos, a veces, también pueden ser importantes—, sino para apoyar emocionalmente a lo que se desarrollaba en pantalla. La música de cine nació un tanto al estilo de la música de ópera, donde había leitmotivs, temas para definir a los personajes principales, melodías concretas para inspirar romanticismo o terror…

 

A lo largo de la historia del cine ha habido grandes compositores, y también grandes partituras para películas concretas. Desde su nacimiento, la web The MovieScores se ha ocupado de darnos a conocer esas muestras concretas, y mucho más. Desde hace cinco años, su responsable, Eduardo J. Manola, nos ha ido hablando de esos compositores, desde los más famosos a los más ignotos, de bandas sonoras concretas que tienen una especial importancia dentro de la historia del cine, de canciones o temas centrales que han tenido eco más allá de los aficionados a este arte, sobre el uso de la música clásica dentro de las películas… Hay más páginas sobre música de cine, desde luego, pero Manola sabe otorgar a sus textos una impronta especial, donde la información nunca ahoga la lectura, sino que logra hacer amena esta al tiempo que se va aprendiendo. Y, algo que puede parecer secundario, pero también es importante, la presentación se hace sumamente atractiva.

 

A los que amamos el cine, la música a veces puede ser una tortura, cuando está mal aplicada. Pero cuando logra un casamiento especial con las imágenes, con la narrativa, puede ser algo muy especial. Al inicio, las bandas sonoras se componían con la exclusiva idea de acompañar el film. Llegó un momento en el cual se planteó una vida paralela fuera de la pantalla, y las composiciones musicales para cine se grabaron y se vendieron en discos, una vez determinados temas demostraron ser especialmente populares. No estaría mal que Manola nos narrara alguna vez cómo se produjo ese proceso. Si no lo ha hecho ya, puesto que rastrear las variadas secciones de The MovieScores puede deparar horas y horas de consulta.

 

The MovieScores es una página fundamental para los que nos gusta el cine y, al mismo tiempo, la música nos llega de un modo especial (la buena, claro). Recuerdo que, de niño, no terminaba de entender el motivo de que, mientras un grupo de personas estaba caminando por el bosque, se oyera una orquesta sinfónica acompañándoles. Incluso una vez, rememoro, viendo por televisión una película de guerra (no sé cuál sería), la música se me hizo especialmente machacona y solté en voz alta: «¿Por qué tienen que estar metiendo siempre música?». Mis padres apoyaron mis palabras. Hoy día, semejante comentario me parecería una barbaridad. Y esto me hace reflexionar que tampoco estaría mal que Manola nos informara, según su criterio, cuándo alguna banda sonora ha estado mal utilizada en una película, cuándo esta ha ido en perjuicio del film. Quizás fuera ese el motivo de mi comentario en esa ignota película de guerra, y estuve en especial atinado. Nunca se sabe. Pero con The MovieScores se sabe mucho más.

 

Carlos Díaz Maroto

Escritor

TheMovieScores cumple cinco añitos. Un tiempo en el que Eduardo J. Manola ha aportado información y criterio al conocimiento de las circunstancias y entresijos habidos en las creaciones músico-cinematográficas. Felicidades Eduardo, seguiré atento a la actividad de la web, esperando que sea por muchos años. Un abrazo.

 

Joan Bosch Hugas

Escritor

 

5 1 vote
Califica el artículo
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments