The Silence of the Lambs - 1991 - Howard Shore - banda sonora - historia - the Movie Scores

La figura de Hannibal Lecter es una de las más famosas de la historia del cine, sin duda, uno de esos grandes villanos contradictorios que ha dado la literatura, casi tanto como el Joker lo ha sido en el terreno del comic. Musicalizar la intrincada psicología de semejante personaje no era tarea fácil, y la tarea recayó en un compositor que venía del mundo desquiciado de David Cronenberg.  

THE SILENCE OF THE LAMBS (1991)

Howard Shore: Quid pro quo, o cómo exacerbar a Hannibal Lecter

por Eduardo J. Manola 

Cuando Sir Anthony Hopkins se enteró de que había sido elegido para el papel del Dr. Hannibal Lecter, basándose en su interpretación del Dr. Frederick Treves en El hombre elefante (David Lynch, 1980), le dijo al director Jonathan Demme: “Pero el Dr. Treves era un buen hombre”. Demme respondió: ” Lecter también. Sólo que atrapado en una mente desquiciada”.

 

Basado en la novela “El silencio de los corderos” escrita en 1988 por el novelista estadounidense Thomas Harris como secuela de su exitosa “Dragón Rojo” (1981), el film fue el primero del menospreciado género del horror en ganar un Oscar a Mejor Película, un galardón que no había conseguido en su hora El exorcista (William Friedkin, 1973). Es considerado un logro cultural, histórico y estético por la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos y fue seleccionado para ser preservado en el National Film Registry en 2011.

The Silence of the Lambs - 1991 - Howard Shore - banda sonora - historia - the Movie Scores

Para delinear al personaje del Dr. Lecter, Harris se inspiró en el médico regiomontano Alfredo Balli Treviño, alias Dr. Salazar, que purgaba una condena de veinte años en una prisión de Monterrey, Nuevo León, México, por haber asesinado a su pareja sentimental, y al que el escritor había entrevistado en 1963, llamándole mucho la atención su educación y la elegancia de su porte.

 

El papel de Lecter le fue ofrecido en primer término a Sean Connery, que lo rechazó airadamente; a Jeremy Irons que no quiso encasillarse en personajes siniestros tras protagonizar un año antes El misterio Von Bulow para Barbet Schroeder; y también fueron considerados Jack Nicholson, Robert Duvall, John Hurt, Christopher Lloyd, Dustin Hoffman, Louis Gossett Jr. (¿), Patrick Stewart y Robert De Niro.

The Silence of the Lambs - 1991 - Howard Shore - banda sonora - historia - the Movie Scores
Thomas Harris

Para la banda sonora, Demme confió en Howard Shore, conocido por su colaboración con el director David Cronenberg en películas como Cromosoma 3, Scanners, Videodrome, La mosca y Dead Ringers, que a priori casaba con el perfil de música que el cineasta quería para el film.

 

“Los primeros proyectos de David (Cronenberg), eran verdadero cine de guerrilla”, decía Shore en una entrevista.[1] “Podías hacer lo que quisieras. Los presupuestos eran ínfimos, y todo el mundo estaba lleno de entusiasmo. En ocasiones componía aquellas bandas sonoras tras un solo visionado del film. Vivía y respiraba el ambiente de la película durante aproximadamente una semana, y a continuación me ponía a escribir música, tratando de acceder a algún plano subconsciente de composición. Es una fase muy onírica en la que me limito a pensar en las imágenes de la cinta, en cómo me afectan y en cómo transmitir ese efecto a través de la música. Llegado a ese punto, grabo mucha música, la mayoría improvisada. A continuación, dedico una semana a analizarla, tratando de comprender qué he sentido, qué he creado y qué podré utilizar en el film.”

silenceLambs1
silenceLambs2

Para The Silence of the Lambs, el punto de partida fue muy diferente, ya que Shore comenzó a trabajar la música a partir de una primera lectura del guion y luego visionó fragmentos de la película y se reunió con Demme varias veces antes de la sesión de spotting [2] propiamente dicha:

“El spotting fue muy importante, ya que la música debía centrarse en Clarice Starling, el personaje interpretado por Jodie Foster, dotado de una enorme profundidad emocional. Jonathan quiso que me centrara en la evolución del personaje. En la secuencia inicial, en la que Starling se entrena corriendo a través de un bosque, la música, en cierto modo, describe su relación con Lecter. Es una música vibrante que obliga al espectador a concentrarse en el lado emocional de Starling. La sigues a lo largo de la historia a través de la música. Cerca del final de la película, Starling llama a la puerta de la casa en la que vive Gumb, emplazada en una zona suburbial junto a la vía del tren; él abre la puerta y ella entra en la sala de estar, donde ve revolotear una mariposa nocturna, un detalle que le indica que ha dado con el psicópata al que ha estado buscando durante toda la película. En ese momento empieza a sonar una música muy operística, bastante hermosa pero con un trasfondo oscuro. Me encanta esa escena. Añadí sonidos electrónicos para darle a la música un aire fantasmagórico.”

The Silence of the Lambs - 1991 - Howard Shore - banda sonora - historia - the Movie Scores

Justamente el personaje de Jame Gumb (Ted Levine), el escurridizo asesino en serie apodado “Buffalo Bill” que mata mujeres jóvenes para quitarles su piel, y cuyo perfil Starling debe obtener mediante la extraña colaboración con Lecter, no se ve delineado musicalmente con un tema incidental de Shore, sino con una canción, “Goodbye Horses” de Q-Lazzarus (alias de la cantante estadounidense Diane Luckey), durante su grotesco baile mientras se maquilla.  

 

Durante la película se escuchan otras músicas prestadas: fragmentos de “La flauta mágica” de Wolfgang Amadeus Mozart, y las “Variaciones Goldberg” de Johann Sebastian Bach en la interpretación de Jerry Zimmerman, que escucha Lecter en diferentes pasajes; canciones pop como “Sunny Day” de Book of Love, “Alone” de Colin Newman, y el “American Girl” de Tom Petty and the Heartbreakers, que la joven Catherine (Brooke Smith) canta mientras conduce ignorante de lo que le deparará el destino, antes de ser secuestrada por Gumb y terminar en aquel terrorífico hoyo. Por cierto, Brooke, una declarada fan del New York City Hardcore, pidió a los productores que usaran algún tema del grupo Bad Brains en lugar de la elegida de Tom Petty. También se barajó “Tell Me Something Good” de Rufus and Chaka Khan para la escena. “Hip Priest” del grupo británico post punk The Fall se escucha mientras Clarice busca a Gumb en su casa, en una escena de máxima tensión.

La banda sonora fue grabada por Howard Shore en la ciudad de Münich, Alemania, durante el verano de 1990 utilizando los servicios de la orquesta de esa ciudad, aunque solo apoyando ciertos pasajes, en especial como background, pues hay una clara prevalencia del componente electrónico en la base de la partitura y mucho juego de samplers de sonidos prefabricados artificialmente por el propio compositor, una tarea casi emparentada con la de un diseñador de sonido.

 

Shore recordaba así su trabajo: “Una vez he escrito la partitura, introduzco las notas en el ordenador, que tengo programado para obtener sonidos muy atonales. He estado haciendo esto durante muchos años. Creo que en The Silence of the Lambs hay bastantes sonidos submarinos de ballenas ralentizados. A través del ordenador puedo escuchar estos sonidos basados en las notas de la partitura, junto con la orquesta, en una versión muy condensada. De manera que si la orquestación cobra súbitamente fuerza en un pasaje, el ordenador hace exactamente lo mismo, si bien tal vez unos pocos compases más tarde, ya que las notas son sonidos desencadenados que tal vez se oigan más tarde. Se trata de un proceso bastante aleatorio que sigue las líneas generales de la orquestación, y crea una sensación de desasosiego que resulta difícil de explicar.”[3]

The Silence of the Lambs - 1991 - Howard Shore - banda sonora - historia - the Movie Scores

La música de Howard Shore calza como un guante en la necesidad del film de transmitir tensión y suspense y logra elevar al máximo la inquietante personalidad de un Hannibal Lecter que se nos antoja imposible sin la magistral interpretación de Anthony Hopkins. “Traté de escribir de una manera que va directa a la trama de la película”, explica Shore en su enfoque del trabajo. “Cuando tratas de ver la película no eres consciente de la música, sino que obtienes tus sentimientos de todos los elementos simultáneamente: iluminación, cinematografía, vestuario, actuación, y música.”

 

La banda sonora de El silencio de los corderos no fue nominada al Oscar, pero sí a los premios BAFTA de 1992 y se utilizó más adelante en los trailers de su secuela Hannibal (2001).

The Silence of the Lambs - 1991 - Howard Shore - banda sonora - historia - the Movie Scores

Referencias:

[1] Mark Russell-James Young, Screencraft Film Music (Bandas sonoras, cine), Océano Grupo Editorial, 2001, pág. 135.

[2] El término “spotting” se utiliza en las industrias de producción de cine y vídeo para referirse al proceso de decidir dónde se ubicarán la partitura y los efectos de sonido dentro de una película.

[3] Op.cit. pág. 135

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR:

4 1 vote
Califica el artículo
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments