willow front

Sin duda en la senda iniciada por John Williams y su ya mítica obra maestra Star Wars, James Horner terminó de redondear lo que ya había dejado entrever en su magnífica banda sonora para Krull. Aquí te contamos algunos datos y algunas controversias de una de las composiciones más celebradas del malogrado compositor. 

WILLOW (1988)

James Horner: El legado musical de la Fantasía Heroica

por Eduardo J. Manola

La enorme revolución en las técnicas de efectos visuales que provocó la Industrial Light & Magic de George Lucas para aquella modesta película llamada La guerra de las galaxias (1977), abrió el camino a una gran cantidad de cintas de ciencia ficción y fantasía, que fueron mejorando y perfeccionando rápidamente esos efectos visuales en la década de 1980, aunque ninguna de ellas consiguió el tremendo éxito de la pionera.

 

Esos avances tecnológicos, fueron captados por otros subgéneros, como el de la denominada Fantasía Heroica, con películas como, entre otras, Excalibur (1981), Conan el Bárbaro (1982), Cristal oscuro (1982), La historia interminable (1984), La princesa prometida (1987) y la que hoy nos ocupa, Willow (1988). Dirigida por Ron Howard y producida por George Lucas (basada en una historia de su autoría), el film, que había despertado gran expectativa, defraudó a público y crítica y fue un fracaso para el creador de la saga de Star Wars.

 

La película cuenta las aventuras de Willow Ufgood (Warwick Davis), un enano granjero y mago al que la gente de su aldea, los Nelwyn, le encarga la peligrosa misión de llevar a las Tierras del Hombre a una bebé llamada Elora Danan, que había sido rescatada milagrosamente del cautiverio al que la tenía sometida la malvada reina y bruja Bavmorda (Jean Marsh), pues la profecía sindicaba a la niña como la que marcaría la caída de su infame reino.  

 

Obvio es decirlo, Bavmorda hará todo lo que esté a su alcance para evitarlo, enviando tras Elora Danan a su propia hija Sorsha (Joanne Whalley) y a sus huestes al mando del temible general Kael (Pat Roach, el gigante calvo que le propinara sendas trompadas al bueno de Indy al pie de un avión en movimiento en En busca del arca perdida, aunque claro, irreconocible tras la inquietante máscara que porta). En su largo y arriesgado viaje, Willow contará con la ayuda del pícaro espadachín Madmartigan (Val Kilmer), de la bruja buena Raziel y algunos duendecillos del bosque.

willow2

Sin duda, lo mejor de la película es la impresionante banda sonora de James Horner, quien ya había trabajado con Ron Howard en Cocoon y fue contratado para Willow por su capacidad para componer música épica y de acción, como ya lo había demostrado hasta ese momento en Los 7 magníficos del espacio (Battle Beyond the Stars, 1980), Star Trek: La ira de Khan (Star Trek II: The Wrath of Khan, 1982), Aliens: El regreso (Aliens, 1986), pero fundamentalmente por su trabajo en la extraordinaria banda sonora de Krull (1983).

 

Horner trabajó más de un año en la partitura, a la que describió como un “proyecto muy grande que requirió mucha investigación y experimentación”. Utilizó diversos instrumentos multiculturales, como arpas celtas, pennywhistles o flautas irlandesas, dulcémeles o salterios y gaitas, además de la flauta japonesa shakuhachi y la flauta de pan, instrumentos de los que exprimió hasta la última gota de pasión, y que se harían habituales en sus bandas sonoras y marcas de su estilo. Todo ello para crear un sonido característico para el mundo fantástico de Willow, incorporando elementos de música étnica, medieval y de la música clásica con predominio de las sonoridades wagnerianas.

 

La partitura es exuberante y desborda en las secuencias de aventuras y acción trepidante, pero también contiene momentos de animada música folclórica para captar la cultura de los Nelwyn, con flautas de pan y dulcémeles, e incluye varios temas que identifican a los diferentes personajes. Entre esos temas destacan el de Willow, el de Elora Danan, el del viaje, el de la reina Bavmorda.

Willow – «The Nelwyns» – Music by James Horner
Willow nelwyns

LA FINA SEPARACIÓN ENTRE INSPIRACIÓN Y PLAGIO

Analizar estos temas obliga a reconocer que, sin perjuicio de la calidad indiscutible de esta gran partitura, Horner utilizó mucha música ajena como, digamos, “inspiración”, algo que muchos le han criticado y considerado sencillamente como plagio. A lo largo de su vida, James Horner fue objeto de acusaciones de plagio de partituras clásicas y de autoplagio de sus propias composiciones para otras películas. Litros de tinta han corrido sobre el tema.

 

Lo cierto es que lo ha hecho y cabe reconocerle que su forma de incorporar esas piezas ajenas está tan bien ejecutada que a pocos oyentes les importará, y otros ni se darán cuenta. Lo reprochable en sí no es que el compositor haya empleado esa música, sino que no lo haya reconocido ni acreditado debidamente, dejando que los oídos menos entrenados pensaran que eran de su creación.

 

El tema de Willow es una versión ligeramente modificada del primer movimiento de la «Sinfonía Renana nº 3» de 1850 de Robert Schumann. Sobre este tema Horner dijo que era “de naturaleza más europea oriental” y que “es el tipo de enfoque que un compositor de Europa Occidental no adoptaría para este género”. Resulta cuanto menos extraña esta idea, pues Schumann era, huelga decirlo, europeo occidental. Muchos se burlaron de la justificación.

 

Sin embargo, Horner dijo que la intención al utilizar la pieza de Schumann fue satisfacer la petición de Lucas y Howard de que les proporcionara un tema de capa y espada para las escenas de acción de la película, y que esa música le permitía evitar reflejar demasiado el espíritu aventurero que el gran Erich Wolfgang Korngold supo enmarcar en sus más recordadas partituras para clásicos del género como El capitán Blood, Las aventuras de Robin Hood o El halcón del mar, aunque en numerosas entrevistas había confesado que le había servido de inspiración.

 

En cambio, en otros pasajes de acción la música es caótica, turbulenta, casi brutal, con estruendosos golpes de percusión y momentos de salvaje disonancia, alejada de la clásica estética heroica.

willow1

El tema de Elora Danan contiene una versión casi transcripta nota por nota de “Mir Stanke Le”, una antigua canción popular búlgara también conocida como la “Canción de la cosecha de Tracia”. En él introduce la mayoría de los temas recurrentes de la película, comenzando con esas texturas corales que Horner utilizó anteriormente en partituras como Krull, y que posteriormente aparecerían en muchas otras, ya como un sello personal.

La música del viaje tiene clarísimas influencias de la “Danza árabe” de Peer Gynt de Edvard Grieg, y buena parte de las piezas corales no pueden ocultar que Horner las tomó del tercer movimiento de la “Cantata Profana” de Bela Bartók, también conocida como «Los nueve ciervos maravillosos».

 

El sonido de las trompetas del tema que identifica el castillo de la reina Bavmorda evoca el preludio de Ciudadano Kane (1941), de Bernard Herrmann, donde oboe, trompa, trompetas y trombones atacan con estridencia, mientras violonchelos y contrabajos se despliegan en un registro muy grave.

willow bavmorda
Willow – «Bavmorda’s Castle» – Music by James Horner
Citizen Kane – «Prelude» – Music by Bernard Herrmann

El título principal y varias de las secuencias de acción introducen otra de las ideas innovadoras de la partitura, el empleo de la flauta de bambú japonesa shakuhachi, interpretada por el virtuoso solista Kazu Matsui, un instrumento impensable para este tipo de piezas, que será utilizado en toda la partitura como una textura estridente y angustiosa de horror, peligro y misterio.

 

Otro de los hitos de esta banda sonora, es la aparición del “motivo de peligro de cuatro notas” (danger motif), que Horner se cansará de utilizar en innumerables partituras a lo largo de toda su carrera, que ha exasperado hasta a sus propios fans, y que con los años ya ha pasado a ser motivo de bromas. Sin embargo, en el caso puntual de Willow, resulta ser un acertado recurso motívico específicamente relacionada con la reina Bavmorda, con todo su poder siniestro y su naturaleza opresiva.

El famoso «Danger Motif» – Music by James Horner
willow4

COMPLEJIDAD E INSTRUMENTACIÓN CREATIVA

Horner grabó la partitura de Willow con la prestigiosa London Symphony Orchestra en los estudios Abbey Road de Londres. Se mostró muy satisfecho con la interpretación de la orquesta y elogió a Ron Howard por apoyarle y confiar en su visión musical: “me dejó hacer lo que quería, y nunca interfirió ni cuestionó nada”.

 

Como ya dijimos, Horner descubrió en Willow toda una colección de instrumentos exóticos, raramente aplicados. A los ya mencionados, se sumó una sección de vientos de madera sobredimensionada con quenas, el didgeridoo, las caracolas y las chirimías medievales. Una extensa sección de percusión incluye un gong de ópera chino, un tambor sudamericano, un bodhran irlandés, y hay quienes dicen que usó también un vaso de plástico.

 

Los teclados van desde dos pianos a celesta, clavicordio y dos sintetizadores que Horner utilizó para acentuar la percusión y proporcionar algunos efectos sonoros ambientales para las escenas de terror o magia. A ello, se añaden trompas alpinas,  címbalos, gaitas Uilleann, zanfona, mandolina y guitarra acústica.

 

Estas grabaciones marcaron el inicio de las colaboraciones entre Horner y solistas especializados como Ian Underwood en el sintetizador Fairlight, Mike Taylor y Tony Hennigan de Incantation en quenas y flautas de pan, y Robin Williamson en arpas celtas y gaitas.  

Willow – «The Island» – Music by James Horner
Willow 5

La asombrosa complejidad de Willow como composición se muestra en innumerables pasajes en los que Horner daba instrucciones a los intérpretes para que improvisaran dentro de esquemas armónicos, sobre todo con golpes en los pianos y fuertes soplidos y lamentos de la flauta shakuhachi. En cierto momento, instruyó a los violines que cambiaran el tono de manera sucesiva.

 

Para crear el lenguaje coral se apoyó en la calidad de las voces femeninas y masculinas del King’s College Choir de Wimbledon, y se basó en el latín, el galés y el sánscrito, evitando el uso de palabras inglesas, que consideraba sonarían demasiado familiares y mundanas. También utilizó a un niño soprano para cantar el tema de Elora Danan, porque quería “un sonido puro e inocente” que contrastara con las fuerzas oscuras y malvadas de los villanos.

compHorner
Willow – «Willow Journey Begins» – Music by James Horner

Aunque Horner ya había recibido el reconocimiento, había ganado premios y producido la música de varias películas taquilleras, nunca había abordado una composición de semejante magnitud. En la comunidad de coleccionistas de bandas sonoras, Willow ha sido un tesoro desde que se la conoció, con cientos de miles de fans y seguidores leales, sin importar la “sospechosa inspiración” o el fantasma del “plagio”. Sentó las bases para muchas de las partituras más populares de Horner en el futuro, y su legado es indiscutible.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR:

James Horner - BIO

por Eduardo J. Manola

La creación de una de las partituras más extraordinarias e icónicas de la historia del cine, resultó ser una pesadilla para James Horner, en ese entonces ascendente joven compositor. Casi como… 

por Eduardo J. Manola

Cuando James Cameron comenzó a producir su monumental mega-éxito basado en la tragedia del tristemente célebre transatlántico británico que se hundió en la noche del 15 de abril de 1912 durante su viaje inaugural, pensó encargársela a Enya, pero esta rechazó la propuesta, así que enfiló hacia un viejo conocido, James Horner, con el que…

5 3 votes
Califica el artículo
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments