The Final Countdown 1980

El compositor británico John Scott encontró la puerta de entrada a las mieles de Hollywood cuando le ofrecieron escribir la banda sonora para El final de la cuenta atrás (The Final Countdown), un filme producido por Kirk Douglas sobre un insólito viaje al pasado al que sería sometido un portaaviones nuclear, concretamente al día anterior al ataque japonés a Pearl Harbor durante la Segunda Guerra Mundial. La magnífica partitura de Scott le permitió ingresar en el panteón de los compositores cinematográficos más reconocidos de las décadas del ochenta y noventa. 

THE FINAL COUNTDOWN (1980)

El final de la cuenta atrás / La cuenta regresiva

John Scott: Marcialidad y melodía para un viaje en el tiempo

por Eduardo J. Manola

The Final Countdown – «Main Titles» – Music by John Scott

«El momento es ahora. El lugar es a bordo del USS Nimitz, el portaaviones de propulsión nuclear más poderoso de los Estados Unidos, de maniobras en el Océano Pacífico. De repente, una extraña tormenta eléctrica envuelve el barco y desencadena lo imposible: El Nimitz retrocede en el tiempo hasta el 6 de diciembre de 1941, pocas horas antes del ataque japonés a Pearl Harbor.

 

«Mientras la flota enemiga acelera hacia Hawai, el capitán del Nimitz (Kirk Douglas), un experto del Departamento de Defensa (Martin Sheen), un inconformista comandante de ala aérea (James Farentino) y un desesperado senador de la administración Roosevelt (Charles Durning) deben elegir entre lo impensable. ¿Dejar que los japoneses completen su invasión asesina o lanzar un contraataque masivo que cambiará para siempre el curso de la historia?»

 

Así describían las promociones publicitarias el argumento de El final de la cuenta atrás (Esp.) o La cuenta regresiva (Arg.), el filme producido por el propio Kirk Douglas y su hijo Peter a través de su célebre Bryna Productions, basado en una historia de Thomas Hunter, Peter Powell y David Ambrose, que ellos mismos convirtieron en guion junto a Gerry Davis, y que contó con un presupuesto de 12 millones de dólares y la total cooperación de la U.S. Navy, que aprovechó la película como campaña de reclutamiento exhibiendo el cartel del filme en las oficinas correspondientes.

The Final Countdown 1980

Además de rodar en la Base Aérea Naval de Key West, en Florida, buena parte de las escenas se filmó sobre el mismísimo portaaviones USS Nimitz, lo que otorgó a la película una pátina de veracidad que no era fácil de conseguir en productos similares, además de gran espectacularidad, más que nada en el impresionante despliegue que muestra la operativa a bordo del buque, con las maniobras de despegue y aterrizaje de los aviones de combate que, en aquella época, eran toda una novedad y hacían las delicias de los espectadores.

 

A todo ello contribuyó la asistencia exclusiva de 48 miembros del personal de la nave que fueron debidamente mencionados en los créditos finales por sus actuaciones como extras, artistas de fondo o actores, algunos, incluso, con breves diálogos a su cargo. Las escenas con los F-14 Tomcat estuvieron a cargo de los pilotos del Escuadrón de Cazas llamado «Jolly Rogers», como el comandante Emory Brown, los tenientes Allan Mullen, Bryan Tendall, Richard «Fox» Farrell, Jim Huston y Bill McCluskey.

 

Por su parte, el as de la Segunda Guerra Mundial, Archie Donahue, piloteó uno de los Zero japoneses que, en realidad, eran unos aviones de entrenamiento norteamericanos AT-6 Texans, debidamente reconvertidos por su conveniente parecido con los célebres cazas nipones.

The Final Countdown 1980
The Final Countdown 1980
The Final Countdown 1980

El equipo de rodaje, integrado por 20 técnicos, que trabajó durante 8 días en el Nimitz, tuvo que respetar estrictas normas de seguridad impuestas por la Marina. Las secuencias que se desarrollan en los compartimentos interiores del portaaviones, se rodaron cuando el navío repostaba en puerto, con un costo de producción de 60.000 dólares por día.

 

Para rodar las escenas en el puente de mando del portaaviones, la mayoría de ellas con Kirk Douglas como el Capitán Matthew Yelland, comandante del Nimitz, la producción debió cumplir estrictamente el horario de 2 horas diarias de disponibilidad, para no entorpecer las rutinas de la nave, y traer su propio generador pues no se podían utilizar fuentes del barco ya que ello hubiera afectado las reglas de estado de alerta ante cualquier situación de contingencia que pudiera presentarse.

The Final Countdown 1980

La dirección del filme corrió a cargo de Don Taylor, un conocido actor de reparto devenido en prolífico director a partir de 1956, más que nada en la televisión (con participación en series como Steve Canyon, Alfred Hitchcock presenta, El hombre del rifle, Caravana, Dr. Kildare, Jim West, Mannix, Valle de pasiones, Ladrón sin destino, Patrulla juvenil, Galería nocturna y Petrocelli, entre muchísimas otras), que incursionó en la pantalla grande con unas pocas películas como Huida del planeta de los simios (1971) (curiosamente también con temática de viaje en el tiempo); La isla del Dr. Moreau (1977); y La maldición de Damien (1978), secuela de La profecía.

The Final Countdown 1980
El actor y director Don Taylor
The Final Countdown 1980

The Final Countdown obtuvo nominaciones a los Saturn Award de la Academia de Cine de Ciencia-Ficción, Fantasía y Terror, en las categorías de Mejor Actor (Kirk Douglas) y Mejor Película, pero fue el año de El imperio contraataca, que le venció en ambos apartados, con victoria para Mark Hamill.

LA MÚSICA DE JOHN SCOTT

Sin duda, uno de los altos estándares de la película fue la espléndida banda sonora del compositor británico nacido en Bristol, Inglaterra, autor de algunas partituras que han quedado para el recuerdo, como Greystoke: La leyenda de Tarzán, el rey de los monos, The Shooting Party, Shoot to Kill, Lionheart, Antony and Cleopatra y Shogun Mayeda, y que debutara en 1965 con el score de Estudio de terror (A Study in Terror), de James Hill, con John Neville como Sherlock Holmes.

 

Hasta que le asignaran The Final Countdown, Scott se hallaba más que nada vinculado a documentales y series de televisión, y a producciones británicas, por lo que esta película fue la que le abrió las puertas de Hollywood. Un amigo suyo, el guionista y director William Kronick, que conocía al montajista Robert Lambert, que actuaba como director de segunda unidad en el filme, fue el artífice de la oportunidad.

Greystoke
The Shooting Party
Shoot to Kill
Antony and Cleopatra
Lionheart
Shogun Mayeda
John Scott
El compositor John Scott
The Final Countdown – «Rig the Barricades» – Music by John Scott

Scott no podía creer que lo contrataran, y se tomó el encargo muy en serio y, curiosamente, trabajó más estrechamente con Lambert que con Taylor, y lo hizo, según confesó, con entera libertad creativa. Además, ha dicho que le resultó una experiencia muy provechosa e interesante visitar el Nimitz para absorber la atmósfera del trabajo técnico y militar a bordo del portaaviones, así como también que lo pasó muy bien con Kirk Douglas. Tanto que llegó a bromear diciéndole que podría haber compuesto una música mejor para Espartaco!!! 

 

En la magnífica entrevista que le realizaron hace unos años los colegas de la web Bsospirit el compositor recordó:

 

«A título personal os diré que disfruté mucho escribiendo el score para The Final Countdown. Fue una película muy sugerente en la que estar involucrado, como también lo fue el hecho de poder pasar algún tiempo en el portaviones USS Nimitz, compartir los almuerzos con el capitán, conocer a los pilotos de esas aeronaves increíbles y, finalmente, disfrutar de la posibilidad de examinarlas a nuestro antojo; un privilegio del que gozamos tanto Kirk Douglas como Katherine Ross, Martin Sheen o yo mismo.

 

«Es algo poco frecuente en la vida de un compositor. Nuestras jornadas se caracterizan, más bien, por las largas horas que uno pasa sentado al piano en una pequeña habitación empuñando un pedazo de papel en blanco. Luego, un buen día, salimos de esa habitación y nos acercamos a un estudio en el que acabaremos grabando la música que hemos escrito anteriormente. Es una experiencia bastante solitaria a veces.»

The Final Countdown 1980
The Final Countdown 1980
The Final Countdown 1980

Scott sufrió algún contratiempo en su trabajo para componer la música que debía subrayar las escenas de las dos tormentas que hacen viajar en el tiempo al Nimitz. Es que los efectos visuales de esas escenas estaban a cargo de Maurice Binder, el célebre hacedor de las secuencias de títulos de la saga de James Bond.

 

Binder perdió mucho tiempo en realizarlos en los Shepperton Studios de Londres, con un escaso presupuesto, utilizando sobreimpresiones de humo y miniaturas. Por tanto, en lugar de componer visionando los copiones de rodaje de esas escenas, Scott hubo de trabajar sobre story boards, por lo que debió componer tres diferentes temas con la esperanza de que alguno encajara.

 

Como curiosidad, merece la pena mencionar que el diseñador de producción y director de arte británico Anton Furst, dirigió los efectos y ayudó a Binder en el diseño. Recordemos que Furst, fallecido prematuramente en 1991 con tan solo 47 años, tiene en su haber películas como En compañía de lobos (1984) de Neil Jordan, por la que fue nominado al BAFTA; La chaqueta metálica de Kubrick (1987); y el Batman (1989) de Tim Burton, por el que ganó el Oscar.

The Final Countdown – «The Approaching Storm» – Music by John Scott
Maurice Binder
Maurice Binder
John Scott
John Scott
Anton Furst
Anton Furst

Si bien el compositor reconoció que nadie en la producción lo presionó en su tarea, ni tampoco recibió indicaciones específicas, sí le acercaron un pedido: que alguno de los temas reflejara el heroísmo de la USS Navy, como una forma de reconocer el apoyo brindado en la realización de la película.

 

Además de incluir una vívida versión de «Anchors Aweigh» (Leven anclas), la canción de batalla de la Academia Naval y marcha no oficial de la Marina, escrita en 1906 por el compositor norteamericano de marchas y música popular y bandmaster de la USS Navy Academy, Charles A. Zimmermann, Scott compuso un «tema principal» triunfalista y militar, una espectacular fanfarria, con una línea melódica pegadiza que irá desarrollando con diferentes orquestaciones según lo requieran las distintas situaciones de la película y que, en uno de sus pasajes guarda la métrica y la rítmica típica del western hollywoodiense.

 

El tema, apoyado en una poderosa sección de vientos de metal, no solo se escucha en los títulos de apertura y de créditos finales, sino que, con gran energía sinfónica, aparece en los despliegues de la tripulación en zafarrancho de combate, como así también en los regresos de los Tomcat al portaaviones; en las escenas en las que estos aparatos «juegan» con los Zero japoneses antes de recibir la orden de derribarlos; o en los trepidantes preparativos del navío para la batalla final.

The Final Countdown – «The Admirals Arrive» – Music by John Scott
The Final Countdown – «Shake Up the Zeros» – Music by John Scott
The Final Countdown 1980

Es una pieza en torno a la cual gira toda la partitura, y que podríamos catalogar como un motivo marinero clásico, que bebe de fuentes como la magnífica The Sea Hawk (1940) del gran Erich Wolfgang Korngold, que Scott grabó dirigiendo una orquesta sinfónica completa en los estudios The Music Centre de Londres.

 

Así como la música de Korngold nos sitúa de inmediato en las embravecidas aguas del océano, la partitura de Scott nos invita a mecernos en la inmensidad de los cielos con el vuelo de los F-14 Tomcat, a fuerza de una instrumentación de metales, percusión, y una sección de cuerdas poderosa, que por momentos evoca aquella gloriosa escuela de música marcial que delineara Ron Goodwin en películas como The Battle of Britain (1969) y 633 Squadron (1964).

 

Tal como le manifiesta a Scott la gente de Bsospirit en la mencionada entrevista, algunos críticos cuestionaron el tema, a mi humilde entender injustamente, alegando que se trataba de música típica de los centros de reclutamiento. El compositor respondió: 

 

«No tenía noticia alguna acerca de esas críticas que mencionáis. Lo que sí tengo claro es que no resulta posible satisfacer a todo el mundo. Siempre habrá alguien que repruebe lo que uno hace. Tan sólo me queda procurar siempre dar lo máximo de mí mismo. Lo que apuntáis es algo que podría decirse se trata de una constante, común a cualquier otro tipo de creación artística; en otras palabras, que siempre habrá una parte de la producción de uno que recibe una mejor acogida que otra.»

The Final Countdown – «Operation Pearl Harbor» – Music by John Scott
The Final Countdown 1980
The Final Countdown 1980

Insólitamente, un año después del estreno de la película, Scott se enteró de que la melodía del tema principal había sido utilizada en una canción para una serie de televisión japonesa, apropiándose el crédito un compositor nipón. De inmediato, tomó un avión y voló a Tokio para encarar a los responsables de la producción:

 

«Me dijeron que un artista número uno estaba a punto de grabar la canción y que todos nos beneficiaríamos enormemente. Por otro lado, si quería crear problemas, estaban protegidos por la ley japonesa de derechos de autor, que prevé una multa máxima de 200 dólares por la infracción de cualquier derecho de autor. La canción se grabó y se convirtió en número uno, encabezando las listas de éxitos durante ocho meses. Los editores japoneses aceptaron cederme una octava parte. La canción ganó todo tipo de valiosos premios que no pude compartir por no ser japonés.»

The Final Countdown 1980

Pero el trabajo de Scott no se limitó a este tema victorioso y motivador. En una magistral combinación de arrebato militar y tragedia, logra desplegar una serie de motivos para representar las distintas circunstancias dramáticas que introduce el filme. En ese sentido, resulta inspiradísima la melodía que construye para Mr. Tideman, el poderoso y enigmático empresario que aparece en su limusina al principio y al final de la película, y que no logramos ver hasta cierto momento, ya que permanece en la sombra del interior del vehículo.

 

Si bien el tema identifica a este misterioso personaje, escucharemos la melodía en otros pasajes del filme. Será una pista para desvelar la identidad de Mr. Tideman, un audaz guiño musical para aquellos perspicaces que lo quieran ver, en un clarísimo ejemplo de aplicación de la música a la narrativa cinematográfica.

The Final Countdown – «Mr. Tideman» – Music by John Scott
The Final Countdown 1980
The Final Countdown 1980

Otro de los aciertos de Scott para esta banda sonora, lo constituye la música que aplicó a las secuencias de las tormentas que engullen al portaaviones en una suerte de vortex eléctrico que le abre las puertas del tiempo. Allí se rinde a la experimentación musical a la que se sentía siempre tentado, para obtener las sonoridades que exigían las escenas. Oboes y fagots despliegan allí su musicalidad más ominosa y siniestra, a los que Scott suma una idea personal para intensificar el tono sobrenatural. Así lo cuenta:

 

«Una de mis ideas era crear un paisaje sonoro para acompañar el viaje en el tiempo. Mi plan consistía en crear una pista de varias capas en la que yo mismo tocara varias ocarinas y flautas primitivas, además de pistas ya grabadas con músicos de orquesta. La idea era crear un tipo de música extraordinaria, inédita hasta entonces, que hiciera sufrir un dolor atroz a los tripulantes del USS Nimitz durante su paso por el túnel del tiempo.

 

«No quería seguir el camino obvio de los sintetizadores. John Richards, nuestro ingeniero de grabación, pasó un día conmigo en este tema en particular. Primero grabamos docenas de pistas y luego John se puso a trabajar ralentizando y acelerando las pistas y pasándolas por dispositivos de cambio de tono. Luego empezamos a combinar todos estos ingredientes en una pieza musical.»

The Final Countdown 1980

Hay quienes consideran este trabajo de Scott muy similar a lo que hiciera Bernard Herrmann en su partitura para The 7th Voyage of Sinbad (1958). Es posible, asimismo, encontrar en un breve pasaje de los temas de las tormentas, una clara similitud con la construcción musical que John Williams creó para el ya célebre latido del tiburón en Jaws (1975).

The Final Countdown – «The Storm Reappears» – Music by John Scott
The Final Countdown 1980
The Final Countdown – «Back Through the Time Warp» – Music by John Scott

Es de lamentar que gran parte de esa música se pierda bajo un muro de efectos sonoros, por supuesto necesarios, pero que minimizan el particular aporte experimental de Scott, que, por fortuna, se puede apreciar en toda su dimensión en los respectivos cortes incluidos en la edición discográfica de la banda sonora. 

 

Sin duda alguna, The Final Countdown es una de esas bandas sonoras que los melómanos de la música de cine atesoramos, no solo por su belleza, sino también por sus implicancias nostálgicas, ya que muchos de nosotros recordamos el impacto de esta película en nuestra adolescencia o juventud, y salimos del cine silbando o tarareando su épica y pegadiza melodía principal.

 

Personalmente, es una banda sonora que me afecta mucho desde el punto de vista emocional, pues era una de las preferidas de mi padre, y porque la encontré en vinilo en la ya desaparecida disquería King Karol del barrio de Belgrano, en Buenos Aires, cerca de la Universidad en la que cursaba abogacía por aquellos tiempos. La sorpresa y la alegría de ese lejano día no las olvidaré mientras viva.

The Final Countdown 1980

Fuentes consultadas:

La magnífica reseña de Heriberto Navarro en Bsospirit; la entrevista realizada a John Scott en la misma web; y las notas incluidas en el cuadernillo de la edición discográfica de la banda sonora del sello JOS, propiedad del compositor, cuya aportación agradezco al amigo Coque Cano Arañó.

0 0 votes
Califica el artículo
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments